6 mitos/argumentos para orientar el voto

423

Escribo influenciado esto por una discusión que sostuve con un amigo que pregona el cambio político en Colima como fin en sí mismo. Mi intención no es dar lecciones  sobre la vida política colimense pues estoy lejos de conocer muchos detalles que permitirían adoptar esa posición, y si esto lleva por título “orientar el voto” no tiene otra intención que llamar la atención sobre la necesidad de discutir más a fondo los argumentos de los simpatizantes y militantes.

Claro que esto es para quienes creen en el voto como medio de participación y cambio político sin ir más allá. Y Si me concentro en Peralta y Preciado como los principales actores, es porque éste es el estado de los debates de gran parte de la opinión pública, y a dos semanas de las elecciones, en estos polos se concentra la contienda (aunque creo que ninguno de los dos aumentará sustantivamente su votación pasada).

1.- Peralta y Preciado representan lo mismo. Esta afirmación es correcta desde una postura política simple, ambos pertenecen a partidos políticos que comparten una orientación ideológica y que recientemente experimentan el mismo proceso de corrupción y degeneración. Pero antes que partidos estos candidatos representan proyectos y grupos de poder, y aquí guardan sus diferencias.

2.- Ignacio Peralta es el grupo universidad. Las declaraciones de Moreno Peña contra Nacho y el cerco informativo que éste vivió por el Diario de Colima cuando fue alcalde de Colima, nos hacen sospechar la formación de Nacho como un cuadro del mítico grupo universidad. Cierto es que ahora el grupo asociado a Moreno Peña y Arnoldo Ochoa envolvió la candidatura de Peralta, pero parece que esto responde más a una alianza contingente que a un proyecto político coherente.

3.- Locho está financiado por el PRI. Esto es difícil saberlo y quienes lo aseguran deben mostrar evidencias. Movimiento Ciudadano está apostándole de forma muy fuerte a Colima y este partido tiene importantes fuentes de recursos financieros. Lo que sí es evidente es que medios de comunicación y propaganda afines al PRI, le han dado a Locho un amplio foro, cuestión que parece sospechosa a la luz de la fórmula donde un voto por Morán representa uno menos para Preciado.

4.- La administración pública no puede estar en manos de un alcohólico. Por supuesto que es indeseable que una persona con facultades débiles dirija los destinos de un estado, sin embargo existen poderes divididos, leyes que norman la planeación y ejecución de políticas así como controles y contrapesos. Es difícil imaginar que realmente todo recaiga en una persona; por otro lado, el alcoholismo o la abstinencia no representan garantía alguna de conducción política, y ejemplos históricos sobran.

5.- Con Nacho los recursos del centro lloverán. Este sería un argumento contundente hace algunos 15 o 20 años, y parece plausible a la luz del veto que sufrió el gobierno de Mario Anguiano en los causes informales de distribución de recursos del centro. De hecho si Mario no fue capaz, esto significa que la relación centro-región depende más de habilidades personales que arreglos partidistas, y tanto Nacho como Preciado muestran posibilidades.

6.- Alguno de los dos principales candidatos puede asegurar castigo a los culpables de la crisis estatal (no solo financiera). Aquí sinceramente hay pocas esperanzas, pues está demostrado históricamente que las complicidades para proteger actos de corrupción no son materia exclusiva de un partido sino de la clase política en su conjunto (con algunas excepciones). De hecho no se trata de ver quién castigará a Mario Anguiano Moreno, sino de por dónde iniciarán las investigaciones para dar cuenta de una red de complicidades que sólo pudo sostenerse con funcionarios de los tres poderes, coyotes de la iniciativa privada y mediadores del gobierno federal. Y en este punto todos comparten culpables en sus equipos.

Comentarios