Rompiendo barreras

940

Su sueño de unir su pasión por el ballet clásico y trabajar con niños con discapacidad se volverían una realidad en la vida de Mariana Vázquez Covarrubias en octubre del 2013, mientras estudiaba el octavo semestre de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Colima, la conversación con el maestro José Luis García, supervisor del área de Educación Especial de la Secretaría de Educación Pública (SEP) del Gobierno del Estado en el municipio de Villa de Álvarez había sembrado la semilla en ella, en pocos días lograría su objetivo la creación de su propia compañía de ballet clásico.

Mariana Vázquez -recuerda- a dos años de distancia “empecé armar el proyecto para aplicarlo en el Centro de Apoyo Múltiple Ricardo Vázquez Lara Centeno en el turno matutino, institución educativa con más de 20 años de trabajo brinda atención a 130 niños y niñas, cuyas edades van desde los 45 días de nacidos hasta los 28 años, a tiende a todo tipo de discapacidades. En diciembre me encontraba seleccionado a los niños con Síndrome de Down que no tuvieran lesiones severas, para integrarse al proyecto, debido a que el ballet requiere una mayor capacidad de motricidad, tuvimos a veinte aspirantes de los cuáles seleccionamos trece, al ver el interés que mostraban los finalistas fueron seleccionados: siete niños y seis niñas”.

Al siguiente año empezamos a trabajar, a principios de febrero con ejercicios para ir estableciendo la disciplina en el aula, después les brindamos un taller de ballet clásico, al ver la respuesta favorable de las niñas y los niños se nos presenta la posibilidad de montar la nuestra propia compañía, esto implicaba presentarnos en un teatro con público, ante este desafío empezamos armar el programa.

Al principio -reconoce Mariana Vázquez- tenía una duda sobre lo que iba a pasar: sí ellos podrían aprenderse una coreografía tan amplia de 25 a 30 minutos, el reto implicaba un montaje escénico, al final todo salió muy bien, mis alumnos y alumnas respondieron favorablemente y logramos tener la compañía”.

La metodología

“Es una idea nueva tengo 20 años de práctica en ballet clásico de la Royal Academia y aquí en México no conocía ninguna propuesta del ballet clásico con niños con discapacidad, es una propuesta innovadora, no he tenido que bajar información de algún lado para llevar el proyecto, tengo la licenciatura en educación especial junto con mi pasión del ballet las junte para armar un plan de trabajo.

Empezamos con Síndrome de Down porque no podías abarcar a todas las discapacidades, además soy la única maestra en la compañía, no cuento con ningún sueldo, es trabajo voluntario, mi labor no tiene ningún apoyo institucional económicamente, empecé a trabajar con ellos, después de la primera función celebrada el 10 de abril del 2014 en el Auditorio de la Casa de la Cultura mucha gente me empezó a solicitar que fuera más incluyente, yo espero más adelante esto pueda ser posible”.

Amor y solidaridad

En 1973 el Psicoballet fue introducido en Cuba como método terapéutico y cultural al hermanar ciencia y arte para la atención, recuperación e integración de personas con necesidades especiales por ser portadores de dificultades en diferentes áreas de su desarrollo intelectual explica Eloy Pineda Pérez, policlínico docente de La Habana que junto a Elsa Gutiérrez Baro y Georgina Barthelemy Gutiérrez realizaron un estudio aplicado a niños con síndrome de down en el círculo infantil especial “Zúnzún” de Ciudad de La Habana.

Sobre la propuesta afirma “la vigencia y perfeccionamiento del método por más de 35 años en sus diferentes áreas de acción, ha permitido su fundamentación teórica y práctica, estructurándose una metodología propia y un código de práctica que facilita su aplicación. Es una terapia artística y de movimiento. Utiliza el ballet como instrumental para su realización en sus aspectos técnicos y artísticos, elementos que se integran con métodos y técnicas psicológicas que aportan un sistema dinámico e integral que establece una unidad armónica y balanceada entre la ciencia y el arte”.

Entre las discapacidades -comenta Eloy Pineda- tratadas con esta terapia se encuentra el Síndrome Down, por lo que nos propusimos utilizarla en la atención integral a niños con este síndrome que asisten a un círculo infantil de educación especial.

El estudio realizado por los especialistas en octubre del 2006 con 12 niños de 5 a 6 años, una vez por semana, en horario de 2 a 3 pm. Fue impartida por una bailarina profesional de la compañía de baile “Habana Compás” que recibió orientaciones metodológicas y capacitación práctica para la aplicación de esta terapia. Las clases constaron de tres fases: calentamiento, técnicas de ballet clásico y parte creativa.

Los niños participantes fueron evaluados periódicamente por un equipo multidisciplinario de la institución para medir el nivel de habilidades que fueron adquiriendo progresivamente los menores, atendiendo al grado de retraso mental que presentaban.

A su vez se encuestó a las 8 profesoras y a 12 padres y madres de los niños que también asistían al Psicoballet con el objetivo de evaluar la percepción de la terapia.

De acuerdo a los resultados presentados por los especialistas, toda la planta docente reconoció nuevas habilidades en el 100% de los niños que asistieron periódicamente al tratamiento. Los avances más importantes reconocidos, abarcaron las habilidades motoras, el aprendizaje, la socialización y el lenguaje. El 75 % de los padres reconoció nuevas habilidades en los niños, solo el 25% manifestó no apreciar avances en el desarrollo de sus hijos. Los padres refirieron observar el mayor avance en las habilidades motoras y la socialización

La percepción que tuvieron los profesores y padres fue del 100% de las educadoras por parte del expresaron satisfacción con la aplicación de esta terapia y recomiendan la

inclusión de este tratamiento en la educación especial de niños Síndrome Down. El 83.3% de los padres encuestados se mostraron satisfechos y apoyaron la inclusión de esta terapia.

Haciendo camino al andar

Mucha gente me pregunta ¿Por qué Ballet 21?, si era porque éramos 21 en la compañía, pero en realidad somos catorce, Ballet 21 un talento extraordinario es porque ellos tienen en ese cromosoma extra, esta propuesta ha superado las expectativa de la gente, para la primera función tuve que platicar con Diego Solís, maestro de educación física del plantel para que me ayudará a montar un número para integrarlos al programa, junto con su equipo de trabajo me propuso tres números de ballet folclórico y ballet contemporáneo, y nuestro programa estaba más completo, al dar la información en algunos medios de comunicación, en un solo día se acabaron los boletos de entrada gratuita para asistir a ver El Lago de los Cisnes, la respuesta fue favorable para nuestro debut, comenta Mariana Vázquez Covarrubias.

Al principio me decían porque no invitaba solo a los padres de los alumnos del CAM Ricardo Vázquez Lara Centeno, -explica Mariana Vázquez- mi idea era romper las barreras supieran hasta donde pueden llegar los niños con el apoyo de sus padres y maestros, recibí muchos comentarios no esperaban que niños con discapacidad pudieran llegar a hacer esto, algunos padres de familia externaban maestra: el niño o la niña no bailan, conformen los ensayos transcurrieron se empezaron a desenvolver poco a poco, regularmente los lunes venían los niños muy acelerados, por el fin de semana que convivieron en familia, yo trabajaba con ellos lunes y jueves porque eran los horarios establecidos por la institución, pero viendo como regresaban de sus casas, me era muy fácil trabajar con ellos, se comportaban muy dinámicos y ponían mucha atención, a partir del primer taller los niños eran más ordenados, seguían reglas más largas con menor dificultad, su memoria se había ampliado bastante. Al final de la presentación no querían dejar de recibir los aplausos del público asistente.

A raíz del éxito de la primera presentación –confirma Mariana Vázquez- me solicitaban brindara clases en otros espacios, por el momento mis horarios no me lo permitían porque estaba por concluir mis estudios universitarios, otras personas me pedían otra función porque mucha gente se quedó fuera y a través de las redes sociales la gente nos motivó para ofrecerles otras dos funciones el 24 y 25 de junio del 2014 en el Auditorio de la Casa de la Cultura, logramos gestionar en el mismo espacio con la Secretaría de Cultura.

En esta ocasión los boletos tendrían una aportación voluntaria, cuando empezamos a preparar la primera presentación no contábamos con nada, subí un foto al Facebook para ver si alguien nos podía apoyar porque ocupábamos fondos para llevar a cabo la función, recibí muchísimo apoyo de la ciudadanía colimense, se acercaron a nosotros nos decían te puedo dar 100 pesos, muchos prestadores de servicio ofrecieron su respaldo: las fotografías de la promoción del ballet fueron gratuitas por parte de Daniela Sánchez y Luis Koch, la Secretaría de Cultura nos apoyó con los carteles, la Secretaría de Salud con los programas de mano y con una intérprete del lenguaje de señas durante la primera presentación así como la videograbación del evento, otras instituciones educativas nos brindaron su respaldo, nos vimos en la necesidad de abrir una cuenta bancaria porque desde Panamá nos respaldaron para lograr nuestra segunda presentación como Ballet 21 un talento extraordinario con la alegría en el rostro y el orgullo de haber alcanzado una meta, el rostro de Mariana Vázquez se ilumina las noches de angustia en su faceta de productora de El lago de los Cisnes han quedado atrás.

Por una vida libre de discriminación

En su Reunión Plenaria 89ª del 19 de diciembre de 2011 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas decidió que cada 21 de marzo (recordándonos 21-3 la triplicación del cromosoma 21 en los seres humanos llamado síndrome de Down) se tuviera como fecha para alentar acciones para crear concienciar en las sociedades de la importancia de la inclusión de las personas y sus familias en las políticas públicas así como el respeto y la no discriminación y el derecho a una calidad de vida digna y saludable.

El lema este año es “Mis oportunidades, mis opciones. Disfrutar de plena igualdad de derechos y el papel de las familias”. Un claro ejemplo de ello son los integrantes de la compañía de ballet clásico Ballet 21 un talento extraordinario y sus familias por ser parte de la sociedad colimense porque cada día nos demuestran que no existen límites en el arte. Por este motivo vale la pena celebrar la vida por el esfuerzo, el coraje, la voluntad y el cariño con el que ellos mismos se levantan cada día para dar lo mejor en el escenario.

Para Estela García, madre de Alex 18 años, integrante de Ballet 21 sobre su participación en la compañía comenta “a él le ha ayudado mucho, en su coordinación, el baile siempre le ha gustado y estar en el ballet es un gran aliciente, he recibido muy buenos comentarios además está protagonizando, sus presentaciones las hacen con mucho profesionalismo, hasta yo me quede impactada cuando lo vi en escena, no esperaba esa actitud de él, nosotros los padres y las madres de familia no vimos los ensayos y cuando los vimos en el escenario, lo hicieron como profesionales. La gente que lo conoce se maravilla de su actuación. Su papá y hermano están muy contentos del desenvolvimiento y sus logros.

¿Ha visto algún cambio en su vida cotidiana por su participación en el ballet?

Pues de hecho esta más tranquilo, antes le daba por salirse a la calle y ahora regresa a casa después de ensayar y convive más con la familia. Ya no lo veo tan inquieto como antes, por lo que la práctica del ballet le ha servido para su desenvolvimiento.

¿Cuándo le hicieron el comentario sobre las aptitudes de Alex para el ballet?

Alex tiene cualidades de líder, él jala a los demás niños a hacer cosas. Según me platicaron las maestras empezaron las prácticas, a él lo invitaban y él expresaba que no quería participar, le insistieron varias maestras hasta que le dieron por donde más le gusta: el ego, cuando le expresaron que interpretaría al príncipe, vas a ser el primero en salir a escena hasta que el mismo dijo sí, empezó a ensayar y hacer las cosas bien como un profesional.

En la primera función llore al ver aquella galanura, el porte y el profesionalismo que no le conocía, cuando termino la gala, todo mundo lo felicito, cuando llegue abrazarlo estaba llore y llore, le dije:

-Porque lloras, ¿viste lo bonito que te ves?

Se empezó a tranquilizar. Esa primera función fue un cumulo de emociones, su hermano y su novia lo felicitaron, me dijeron que bárbaro no le conocíamos esta aptitud, yo le exprese para que veas nos está dando muestra de que puede y sabe hacer las cosas.

¿Usted qué le diría a la sociedad?

A la sociedad y a los padres con hijas o hijos con Síndrome de Down que los apoyen, no dejen de llevarlos a donde puedan aprender algo más porque en casa nada más, el niño no podrá sacar todas sus capacidades para desenvolverse mejor.

¿Es fácil vivir con un niño con Síndrome de Down?

No es fácil porque como mamá no estamos preparadas para el diagnóstico, no sabes la magnitud de esta condición humana, conforme van creciendo, vas viendo que son unos

niños que tienen potenciales los cuales debes de encaminar con más atención, en la vida debes estar atenta algún susto o sorpresa con respeto a su salud, Alex es un adolescente muy sano, le hemos dado las facilidades para que él se desarrolle plenamente.

¿Ha sufrido algún tipo de discriminación?

Nunca me lo han hecho feo, no sé si es por el carisma de Alex, a que se deberá. Solamente en una ocasión en el trasporte público una señora se levantó de su asiento y le da 5 pesos, y volteo yo y le pregunto:

-Porque le da dinero, si él no le está pidiendo nada.

Ella responde es por la condición en que está.

Él no te está pidiendo nada. Las algunas personas creen que por vivir con Síndrome de Down es verlos como limosneros, no hay que vulnerar su dignidad humana.

¿Qué sintió después de vivir una esta experiencia discriminatoria?

Se me hizo feo, la ignorancia de la gente, mi hijo todavía tiene a su madre y padre para que luchen por él, la sociedad a veces es muy cruel, esperamos que la gente tome conciencia.

Los padres de familia deseamos que sigan más presentaciones del Ballet 21 porque para las niñas, niños y adolescentes se sigan desarrollando, y también para que la gente vea, la opción de nomás tenerlos sentados no es la única, nos hemos topado con personal educativo que nos dicen: ellos no aprenden, las niñas y niños con Síndrome de Down no tienen aptitudes para nada son algunas de las respuestas con la que nos hemos topado.

SAM_0401

Alex tenía mucho tiempo en el Instituto Down, llego el momento que este institución no cumplía con las expectativas que deseaba, el niño no avanzaba, los tenían sentados, se enfadaba mucho, entonces se necesitan que los pongan en actividad para que saquen su energía, desde que ingreso CAM Ricardo Vázquez Lara Centeno en el ciclo 2013-14, él cambio muchísimo, en esta institución encontró todo lo necesitaba para desarrollarse mejor, al entrar al plantel hacen activación física, en el Instituto Down llegaba a sentarse, en cambio acá lo hacen sacar su energía, en el plano educativo tienen mucho más capacidad, en una ocasión revise una libreta de Alex, me encontré con la novedad de que sabe contar los números, ahora llega a casa para hacer tarea, antes era muy difícil que él hiciera cosas en casa porque había rebasado todo lo que le ofrecía el Instituto Down, en el CAM para él todo es nuevo .

Qué bonita familia

Para María Guadalupe Covarrubias Sotelo, madre de Nélida Monserrat Barreto Covarrubias, 24 años, el desenvolvimiento de los integrantes de Ballet 21 “es extraordinario, la verdad, yo nunca pensé que ninguna maestra pudiera integrar a niños con discapacidad, mucho menos con Síndrome de Down y menos que ellos se fueran a integrarse también”.

Desde los tres años Nélida Monserrat ingreso al CAM Ricardo Vázquez Lara Centeno, en Olimpiadas Especiales, los maestros les daban clases de ballet folclórico y ahí ella bailaba al dejar de asistir el maestro el grupo se desintegro hace seis años. Ahora ella vuelve a retomar pero en ballet clásico y me sorprende porque no esperaba que ella pudiera hacerlo, es una gran labor de la maestra para ver quiénes de los niños y niñas tenían capacidad para hacerlo, ahí en la escuela según me comento mi esposo, a todos los niños con Síndrome de Down los observó y fue seleccionado e integrando poco a poco, cuales tenía la capacidad para integrarse al grupo.

¿Su esposo que comentarios a recibió con la participación de su hija en el ballet?

Mi esposo está muy volado, y toda mi familia porque nunca creíamos que fuera a hacer eso y más porque ella, es la protagonista es el cisne blanco, están volados todos sobre todo mis hijos de 22 y 17 años, porque ella es la más grande están felices, a pesar de que no la pudieron ver en el estreno por sus estudios esperan verla triunfando en los escenarios.

¿En algún momento que le gustaría que ballet 21 hiciera?

Que siguiera este ballet para otros niños con discapacidad pudieran participar, y que otras escuelas de ballet les pusieran empeño integrándolos.

¿Su niña ha tenido otras escuelas?

Si desde los 40 días de nacida, al Instituto Down la tuvimos conforme ella creció no deseaba seguir porque ella estaba grande y anduvimos de un lado a otro, hasta que llegamos a su actual escuela.

¿Cómo fue que llegaron al CAM?

Ahí llegamos por una amiga que labora ahí mismo, me comento que se abría este espacio apenas era un proyecto y después lleve mis papeles y la aceptaron.

El horario que tiene a mí me conviene porque soy enfermera toda la mañana trabajo, cuando él trabaja, yo tengo oportunidad de recogerla en la tarde, cuando ninguno de los dos podemos por trabajo, alguno de mis hijos.

En algún momento de su vida ¿Usted ha vivido discriminación por su hija?

Si se vive la discriminación a pesar de que vivimos en el siglo XXI, hay muchas personas que ven a nuestros con morbo, incluso a veces no disimulan nada, se codean, voltean y dicen aquella niña, ésa, y es una experiencia fea, y más nos duele porque son nuestros hijos.

¿Cuándo usted recibió la noticia de que tenía una hija con Síndrome de Down, cómo fue esa experiencia aún la recuerda?

Al principio fue muy duro porque sientes que el mundo se te viene abajo, pero poco a poco lo va superando uno, y sacarlos adelante, darles nuestro apoyo, bendito Dios la hemos podido sacar a delante, ella se vale por si sola es independiente, todo hace sola.

¿En su familia hay alguien más con Síndrome de Down?

No es mi única en la familia paterna y materna.

¿Cómo ha visto el apoyo de sus familiares?

Me apoyan mucho con ella, se les da el mismo trato a mis tres hijos, no porque ella tenga discapacidad se le hace menos, al contrario les damos el mismo trato a los tres hijos por igual, sin ningún tipo de diferencia.

¿No hace ninguna distinción?

Ninguna porque aunque tenga su discapacidad hay que tratarla como los demás

¿Qué le diría a la sociedad con respeto a este tema?

Las personas que tengan niños con discapacidad no los oculten, ya hay escuelas para sacar a sus hijos adelante, que se apoyen en la familia para poder sacar sus hijos adelante.

¿Ha vivido la discriminación en las instituciones de salud?

No en las instituciones de salud pero si en la calle te ven luego reaccionan discriminando, en una ocasión una señora vio que unos niños se le acercaron a la niña y la señora se acercó para retirarlos:

-Y les dijo: No porque se les puede pegar lo que tiene la niña.

La discriminación a veces somos nosotros mismos, los discapacitados somos los que estamos “bien de salud”.

¿Qué sintió en ese momento?

Coraje, en ese momento, después reacciones y la vi, y le dije.

-Eso no se pega y la ignorancia sí.

SAM_0430

* * * * *

En el marco de la VI Semana Cultural de la Diversidad Sexual del INAH el gobernador Silverio Cavazos Ceballos firma el Acuerdo Nacional para Prevenir la Discriminación impulsado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) representado por Gilberto Rincón Gallardo, junto con el convenio de colaboración serían los primeros pasos para ir cerrando la deuda histórica hacia los grupos vulnerables en relación a la discriminación y exclusión social en las políticas públicas colimenses.

En 2008 el Congreso del Estado de Colima aprobó la Ley que Previene, Combate y Elimina la Discriminación en el Estado de Colima, ante el deceso de Gilberto Rincón Gallardo en 2008 y de Silverio Cavazos Ceballos en 2009, y la nula aplicación Ley Estatal para Prevenir y Combatir la Discriminación en Colima, en el 2014 se elabora el Programa Estatal por la Igualdad y la No Discriminación impulsado por la Dirección de Desarrollo Humanos de la Secretaría de Desarrollo Social sin contar con un presupuesto etiquetado para impulsar acciones para contrarrestar la discriminación y la exclusión de los grupos vulnerables en la entidad.

De acuerdo con el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social (Coneval), el grupo de las personas con discapacidad es en el que en mayor medida se ha incrementado la pobreza entre los años 2010 y 2014, las personas con alguna discapacidad son quienes presentan mayores niveles de rezago educativo: 51.1 por ciento, frente al 18.7 por ciento registrado entre quienes no tienen discapacidad, las personas con alguna discapacidad son quienes presentan mayores niveles de rezago educativo.

* * * * *

Actualmente Ballet 21 un talento extraordinario se encuentra en etapa de los ensayos de su próximo montaje “El cascanueces” adaptación de Ivan Vsevolozhsky basada en la adaptación de Alejandro Dumas (padre) al cuento El cascanueces y el rey de los ratones de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, en el edificio de Talleres de la Secretaría de Cultura, cuentan con una beca para grupos vulnerables y esperan estrenar en el mes de diciembre antes de concluir este año.

 

Texto y Fotos: Marco Antonio Pérez Gaspar/NotiCASS
Twitter:@caspercolima

Comentarios