Alí Babá y sus 25 bribones

965

 

“No permitiremos que se vuelva a hipotecar el futuro de nuestros hijos. Hasta aquí llegó su abuso, señores: pondremos orden a la deuda pública en este país”

En ese tono, y con los Gobiernos estatales como blanco de rudas criticas , fue aprobada la Reforma Constitucional en Materia de Disciplina Financiera en la que, entre otros superiores-propósitos, se buscaba contrarrestar el uso irresponsable de instrumentos de deuda que tienen a contra-pared la estabilidad de las Finanzas Publicas de Estados y Municipios. Pero no bastó una Reforma Integral Bicameral aprobada por el Congreso de la Unión y por 17 entidades federativas, entre ellas Colima, para que a cuatro meses de su entrada en vigor, los listillos bribones del Congreso de Colima, so pretexto de faltar la ley reglamentaria (Muy mala excusa, por cierto), inobservaran, desacataran o dicho con mayor realismo, mandaran al coño el texto de la Constitución, al aprobar el día de ayer el endeudamiento de hasta mil seiscientos millones de pesos, o quizá más.

Explico las razones de mi aseveración: En principio, allá por el mes de noviembre de 2014, estos mismos “bribones” acordaron que para el ejercicio fiscal 2015 no habría financiamiento privado proveniente de instrumentos de Deuda, y cabe recordar que para esas fechas se estaba devengando un jugoso endeudamiento aprobado en 2013 con el que se dijo “el último y nos vamos” [pero tómenla y que nos la vuelven a aplicar].

Tal disposición contenida en el presupuesto de Ingresos y que cabe destacar que “ES LEY PARA TODOS LOS EFECTOS LEGALES A QUE HAYA LUGAR”, fue desacatada por el residente de Palacio de Gobierno “Alí Babá”, pues adquirió de la banca comercial mil cien millones de pesos destinados a no sabemos qué cosa, pues al no estar presupuestado como ingreso, en correspondencia no está dispuesto como gasto, violentando el principio de correspondencia que rige a ambos instrumentos normativas, y apostándole al vivaz y valiente endeudamiento a corto plazo, mismo que escapa a la referida regulación pues debe liquidarse dentro del ejercicio fiscal en que es adquirido, pero evidentemente terminaron entrampándose, pues al no poder asumir el pago total de los mismo, se vieron en la imperiosa necesidad de adquirir la cuestionada deuda pública a largo plazo, obligando a los diputados a violar su propia ley y dar el albazo legislativo.

Pero ahí no termina la cosa y me remito al inicio de la Reforma Constitucional donde de manera fundamentada y con sobrada razón, los legisladores del Congreso de la Unión dispusieron ceñirles los pantalones en materia de Deuda Pública a Estados y Municipios estableciendo límites, criterios y principios que normen capacidad pago, disposición y adjudicación de responsabilidades a servidores públicos y en tal sentido establecieron entre otras cosas:

-Endeudamiento solo para reestructuración de deuda en mejores condiciones de mercado y mediante licitación pública.

–Prohibición expresa de contratación de deuda con destino al gasto corriente.

– Liquidación de pasivos a corto plazo a más tardar tres meses antes de la culminación de un periodo de gobierno.

– Prohibición de contratación de financiamiento dentro del mismo lapso de los tres meses del cierre de una administración.

–Mayores facultades de actuación a la Auditoría Superior de la Federación para fiscalizar la Deuda Pública, su destino, ejercicio y garantías.

– Regulación de responsabilidades de los servidores públicos en el manejo que hagan de recursos y de la deuda pública; y

– El establecimiento de una comisión bicameral que investigue y frene el endeudamiento elevado de las entidades federativas. Entre otras necesarias disposiciones.

Así las cosas, los puerquitos valientes que han tenido a bien endeudar el futuro de varias generaciones, sopesarán, no solo el escrutinio público de la sociedad, sino la responsabilidad de haber tenido la hazaña de desdeñar la constitución y ser el primer Congreso del Estado que Desafía la voluntad de Diputados y Senadores que ha quedado expresa en el texto de la Constitución. Mención aparte será la disposición del endeudamiento puesto en Bandeja (no de plata) al próximo gobernador, pues le han dispuesto el curita que cierre las infecciosas heridas de las que ¡seguro! Se contagiará.

Comentarios