El paro que viene

623

Un mes atrás comenzó a circular la convocatoria para realizar un paro nacional para el 14 de octubre, esta convocatoria presenta un contenido de objetivos laxos, sin una dirección visible, sin un movimiento sólido con organización suficiente para poder llevarlo a cabo. A pesar de esto, personajes a nivel nacional, entre ellos Rafael Loret de Mola, padre de Carlos Loret de Mola, han replicado tal convocatoria.

Actualmente en México no encontramos un contexto halagüeño para los movimientos sociales; si hablamos de la organización, la conquista de demandas, tal vez la trascendencia de sus demandas hacia sectores populares donde la mayoría de la población se encuentra dispersa y distraída, no han sido pieza fundamental en su desarrollo.

En sí, podemos hablar de la conjugación de diversos actores que encabezan cierto descontento desde sus luchas específicas, son más o menos  visibles en la realidad nacional, tan solo por enumerar algunos:

  1. La tribu Yaqui, en la defensa del rio Yaqui
  2. Los padres de los 43
  3. Los maestros contra la reforma educativa
  4. Trabajadores de la salud en contra de la reforma al sector salud.

Al mismo tiempo encontramos un número no específico de colectivos que emergen como sujeto disperso, muchos de ellos pasan desapercibidos, se encuentran la mayoría en la capital, pero también tienen presencia en provincia. Se trata de un abanico muy amplio en cuanto a sus ideologías, a las formas y los métodos, van desde colectivos culturales hasta colectivos independientes de comunicación.

No existe un programa en sí para el paro nacional, ni una forma delimitada de acción, acá es donde se insertó el debate de un paro activo, en el que se organicen marchas, plantones, brigadas, o boicots, por otro lado el paro pasivo que implica solo no consumir, o no trabajar. La duración del paro tampoco ha sido determinada, se supondría entonces que se busca la eliminación de las reformas estructurales que han sido impuestas desde el gobierno de EPN, suponiendo una duración extensa entonces se trataría de buscar la dimisión del gobierno nacional.

Ahora bien, aunque parece un poco lejana la fecha planteada para el paro, parece ser que no han sido solamente estos sectores los que se han movilizado. En fechas recientes un grupo de oficiales retirados de las fuerzas armadas han hecho un pronunciamiento llamando a los militares en activo a crear un frente contra lo que denominan traición a la patria y contra de las reformas de EPN.

Si bien se muestra en parte una oposición por parte de la milicia, también representa la posibilidad peligrosa de que las fuerzas armadas asuman el control del gobierno e impongan a quien les parezca correcto, tal vez sin ser sometido a votaciones, en ese caso estaríamos hablando de la posibilidad de un golpe de estado, tratando de detener la inercia de las posibilidades que pueda crear el paro nacional.

Comentarios