Chávez y la Revolución Bolivariana

587

“Intentamos hacer la revolución, entrar en combate,
avanzar un poco, aunque sólo un milímetro,
en la dirección correcta, en vez de soñar en utopías.”
– Hugo Chávez

Hugo Rafael Chávez Frías, nacido el 28 de julio de 1954, constituye un militar sui generis, que lee a Eduardo Galeano y cita con facilidad a rosa Luxemburgo, Antonio Gramsci, el che Guevara y león Trotsky. Una excepción en la tradición militar en América latina ligada mayormente a los golpes de estado y las  dictaduras mediante el Plan Cóndor, instrumento  del imperialismo para la colonización de nuestra América durante el siglo pasado.

El presidente de Venezuela Hugo Chávez, falleció la tarde del 5 de marzo, víctima de un cáncer, a los 58 años, su legado,  un gobierno popular y más que nada  un proceso revolucionario vigente  de 14 años, muchos hemos recibido esta noticia con la conmoción y el abierto pensamiento de saber que la semilla que se sembró, esa, la de la revolución queda en el pueblo Bolivariano, que tiene la responsabilidad de seguir cosechando lo que en su momento, el comandante sembró.

El pueblo de Venezuela levanta la bandera de la tristeza, pero al mismo tiempo enarbola la necesidad de seguir luchando contra el intento del imperio y del   modelo económico neoliberal de apoderarse de las riquezas y necesidades de un país,  que a través de la construcción de poder popular ha logrado con esfuerzo y entrega cubrir las necesidades de su pueblo de manera satisfactoria y en el énfasis de la libertad y el bien común.

Hace días el vicepresidente Nicolás Maduro asumió como mandatario de la nación a modo de interinato, mientras se convocan elecciones en los próximos 30 días y el pueblo venezolano llora la partida de un hombre que en el ideal de ofrecer a su pueblo el bienestar y la estabilidad, económica, política y social, se dejó la vida en la lucha constante contra el imperialismo.

Desgraciadamente los medios se dedicaron a difamar su figura en base a rumores centralistas de idealización, sin embargo, las elecciones anteriores reflejan el pensamiento de un pueblo que reconoce la lucha por su bienestar y la madurez política por la que hoy cruza, además de que las necesidades del pueblo de Venezuela y el campo de posibilidades políticas que abrió para los desfavorecidos, para los de abajo, la instauración de un gobierno popular, al lado del pueblo, la siembra de la justicia y la igualdad son las consignas bajo las que se reformó la Constitución para dar paso a la revolución Bolivariana. Hugo Chávez nacionalizó todo aquello que había sido privatizado, dio su completo apoyo a lugares como Gaza o Bolivia, dio un gran avance en la erradicación del hambre, el salario mínimo en Venezuela se contempla un aumento del 32% beneficiando a 345.877 empleados de carrera y 62.441 obreros; 2.520.295 jubilados y pensionados y 98.000 madres del barrio. La educación se convirtió en un fuerte para este país logrando hacerla obligatoria y de calidad desde preescolar hasta la universidad, disminuyen las tasas de mortalidad en el país debido a la calidad de los sectores de salud, la disminución de la desigualdad social, la erradicación de alfabetismo. Todas y cada una de estas circunstancias que nos reflejan que el ideal del Socialismo del siglo XXI dio frutos, los grandes frutos de la libertad, de la igualdad y la justicia social.

Es debido a esto que su muerte  deja los pueblos de América Latina una gran incertidumbre y una gran responsabilidad, la continuación del proyecto Bolivariano y  de la construcción del socialismo del siglo XXI. Continuar con la lucha contra el sistema que pretende subordinar a nuestro continente, esta enorme lucha por unificar a los pueblos sur-sur, propuestas como el ALBA o Telesur, UNASUR, el Banco el Sur, entre otros proyectos que son la herencia de historia viva por la emancipación de los pueblos  que nos deja Hugo Chávez.   El reto para el pueblo venezolano es  seguir avanzando  con la revolución Bolivariana fortaleciendo la auto-organización de las masas populares, en especial de los trabajadores de las ciudades y el campo para seguir  construyendo  una Venezuela independiente,  Antimperialista, Anti neoliberal con un proyecto alternativo al sistema capitalista que ha condenado  a nuestros pueblos a nuestra región, como dice Eduardo Galeano a “seguir trabajando de sirvienta.”

Las luchas de liberación del presente y del futuro  se inspiran en el sacrificio de las generaciones vencidas, en la memoria de los mártires del pasado. Traduciendo en términos de la historia moderna de América Latina, es la memoria de Cuauhtémoc, Túpac Amaru, José Martí, Emiliano Zapata, Augusto Sandino, Farabundo Martí,  Simón Bolívar, José Martí, el Che Guevara Y ahora Hugo Chávez.

 

Comentarios