Transparencia en peligro

811

EDITORIAL

El 5 de febrero de 2015 solicitamos a la Unidad de Transparencia de la Universidad de Colima los gastos que realizó en alimentos desde 2013 a la fecha.

Una petición sencilla y clara que debió haber sido atendida en ocho días hábiles como lo establece la ley, hasta hoy –trece meses después– no se resuelve. Quiere cobrarnos 48 mil pesos para darnos el derecho a la información pública.

No hay disposición de la Universidad de Colima para ser transparente. No existen consejeros del Instituto de Transparencia que hagan valer la ley en la materia.

El principal obstáculo para transparentar el dinero público que ejerce la Universidad es José Llerenas Macías, quien paradójicamente aspira hoy a ser uno de los tres consejeros del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos del Estado Colima (Infocol).

De ganar 21 mil pesos mensuales en la institución educativa, ambiciona el sueldo de 63 mil pesos.

Su mayor logro es haber convertido a la Universidad de Colima en el tercer sujeto obligado con más quejas en el Infocol.

Un simple vistazo al portal de Transparencia de la Universidad de Colima exhibe el nulo cumplimiento a la ley: no está disponible la información básica porque desde hace años está “en construcción”, y si encuentras algo, está desactualizado.

Su presencia en el Infocol es un claro conflicto de interés, será cómplice de la Universidad, convertirá al Instituto en un órgano que solape la opacidad.

José Macías Llerenas es un peligro para la transparencia de Colima.

universidad 48 mil

Comentarios