¿Lo de ayer…? Fue simplemente hermoso

1650

Durante los meses que duró la Campaña Constitucional y lo que va de la Extraordinaria, Locho Morán y Movimiento Ciudadano buscamos afanosamente hacer entender a parte del electorado que, aunque pareciera salido de las películas de ciencia ficción, el PAN, ese PAN nacido para combatir los malos gobiernos pero sobre todo para construir ciudadanía, ese PAN de Gómez Morín y de tantos otros ideólogos, se había convertido en una sucursal del PRI.

Sí, de ese PRI que en el discurso decían combatir, de ese PRI mañoso, corrupto y tramposo, de ese PRI que en Colima se niega a morir, que con las mañas aprendidas en toda su existencia fue capaz de incubar a uno de sus hijos: Jorge Luis Preciado.

A ese hijo que habiendo sido amamantado con la ubre tricolor, un día simple y sencillamente se le incrustó en el PAN, fue así como a la distancia lo vio crecer, lo vio abrirse paso entre idealistas para instaurar en ese partido el pragmatismo, si ese pragmatismo de buscar ganar posiciones, de negociar plurinominales para sí y los suyos.

Ese es Jorge Luis Preciado, ese hijo que en el fondo le tiene respeto y admiración a su padre el PRI, pero que añora algún día poder derrotarlo para demostrar que el hijo fue superior al padre y así poder desfogar sus frustraciones.

No obstante, desde sus primeros años les demostró obediencia, pues es bien sabido como en su paso por los puestos públicos, a los cuales siempre accedió por la vía plurinominal, y en los cargos directivos dentro del PAN.

Al final, por más que el discurso dijera lo contrario, terminaba negociando con el PRI, lo mismo en la aprobación de cuentas públicas, que en reformas tan cuestionadas como la Reforma Educativa —que aunque hoy en su discurso diga que está del lado del magisterio lo que hizo fue un golpe trapero a cientos de miles de maestros en todo México, pues como lo declaró en meses anteriores: La Reforma Educativa iría porque no haría caso de minorías revoltosas—, o a últimas fechas con diputados a modo y que le rinden pleitesía donde aliados al PRI votaron la aprobación del crédito por 1 mil 728 millones de pesos, el último gran atraco al pueblo de Colima.

Vergüenza debería darle estar pidiendo el voto.

Ayer lunes 4 de enero, a través de la transmisión radiofónica a nivel estatal de Ángel Guardián, fuimos testigos de la gran disputa entre padre e hijo, con el estilo de esos programas de acusaciones mutuas y donde piden a gritos que pase el desgraciado.

El PRI y el PAN, a través de los voceros de sus candidatos se acusaron mutuamente de ser portadores del cáncer de la corrupción y de tener en sus filas a lo más negro de la política colimense.

Mientras el PRI se ufanaba de haber mandado al PAN a Óscar Zurroza, Nabor Ochoa, Orozco Alfaro y otros, a su vez el PAN acusaba que detrás de Nacho Peralta estaban Elías Zamora, Fernando Moreno y Arnoldo Ochoa.

Mientras el vocero del PAN acusaba al PRIÍSTA de haber endeudado una y otra vez al estado, el PRÍISTA reviraba y aclaraba que en todos los casos lo había hecho con la complacencia del PAN.

También ayer demostré con documentos en mano las grandes calumnias vertidas por Jorge Luis Preciado, Jesús Fuentes y Martha Leticia Sosa, entre otros panistas, en contra de Locho Morán, en lo relacionado al accidente ocurrido hace poco más de 21 años, y en donde comprobé que en todo momento Locho había permanecido en el lugar, esto es no había huido como se han cansado de repetir y que en el examen de alcoholemia que le había practicado en los minutos posteriores al evento daba como resultado negativo, esto es, no iba borracho como se han cansado de calumniar.

Siento vergüenza por quienes se dicen representantes del pueblo y son capaces aún hasta la fecha de montar todo un teatro a fin de detener el inminente triunfo de Locho Morán y de los ciudadanos el próximo 17 de enero.

El descubrir calumnias como las anteriores, en países con democracias más perfectas hubiese sido motivo de dos cosas: por un lado el que la sociedad exigiera su renuncia o separación de su cargo a los involucrados, o por otra, en países donde sus políticos conocen la vergüenza, serían ellos mismos quienes ofrecerían una disculpa pública antes de presentar su renuncia.

En México y en Colima eso jamás será visto, no al menos con la actual generación, será necesario el surgimiento de las nuevas oleadas de jóvenes con visiones más globales y más honestas quienes asuman la responsabilidad de sus actos.

Como lo dije ayer, es sumamente preocupante de lo que hemos sido testigos en estas últimas semanas, la CALUMNIA hacia Locho Morán, se enmarca en un contexto donde él puede defenderse, donde miles de abogados a nivel nacional simpatizantes de Movimiento Ciudadano estarían gustosos de entrar a ayudarlo.

Lo preocupante es en manos de quién estamos, lo preocupante es saber qué pasaría con un ciudadano como tú o como yo el día que a esos personajes desde la trinchera del poder dirijan sus baterías de mentiras y no podamos defendernos de forma adecuada.

El PAN y su candidato Jorge Luis Preciado, han gastado en esta campaña más millones en CALUMNIAR a Locho Morán que lo que han gastado en presentar sus propuestas. Es más el miedo a impedir que crezca el candidato de Movimiento Ciudadano que en realizar acciones que permitan detener la caída de ese PAN que ya se va.

Millones gastados en la clandestinidad, en la obscuridad de la noche arrojando panfletos difamatorios, vulnerando la privacidad de miles de colimenses a través de utilizar padrones de números celulares y fijos, y bombardeando con mensajes de texto y grabaciones al estilo de los extorsionadores.

Ciudadanos de Colima: estamos ante la presencia de las dos caras de un mismo sistema que se niega a morir, ayer comprobamos lo que siempre Locho Morán y Movimiento Ciudadano hemos dicho: EL PRI Y EL PAN SON LO MISMO.

Te invito a escuchar la entrevista. Una vez que compruebes lo anterior, ayúdanos a que Colima no caiga en manos de los corruptos, de los calumniosos, de los tramposos, sal a la calle, habla a tus amigos y familiares, súmalos al cambio real, honesto, transparente y con rumbo que representa Locho Morán.

Necesitamos acrecentar la ventaja, lograr un triunfo tan contundente que aún con las mapacherías del PRIAN no les alcance.

Una vez que lo hayas comprobado te sentirás contento, te sentirás libre, sentirás que debes dar más, que vale la pena luchar por lo mejor para Colima, para tu familia, después de meditar lo escuchado dirás al igual que yo: ¿Lo de ayer?… Fue simplemente hermoso

Comentarios