¿Ahora sí vale la pena Colima?

663

En días recientes hemos vivido una mixtura de procederes políticos que por supuesto giran entorno a las próximas elecciones extraordinarias, tanto en beneficio como agravio de nuestro estado, pero han predominado las buenas intenciones y la disposición de trabajo.

Debo admitir que se siente ver que nuestros servidores públicos se desvivan por el bienestar social, que trabajen por resolver los problemas que aquejan a Colima y hasta estén dispuestos a hacer justicia contra los corruptos que han quebrantado nuestra esperanza y que además es para lo que se les paga.

Sin embargo, es muy claro que se trata de una estrategia para legitimar a sus respectivos partidos que de nuevo contienden por la “silla grande”. Repentinamente, los adultos mayores que tenían esperando más de un año por el pago de sus pensiones y que incluso Antonio Suástegui, presidente del Movimiento de Adultos Mayores y Personas con Discapacidad afirma que en la espera de dicho apoyo algunos fallecieron, ahora si tienen fecha para que les sea entregado lo que les corresponde.

Pero ¿Porque ahora si se cumple antes de las elecciones y no después como se planteó en el proceso electoral anterior?, quizá porque “descubrieron” que la estrategia de prometer que hasta después de tomar el cargo de gobernador se iba a trabajar por resolver los problemas del estado y no antes, dejó de funcionar ante la incredulidad y hartazgo de los ciudadanos que ya nos conocemos el trillado cuento de prometer en campaña hasta la felicidad y cuando llegan al puesto pierden la memoria.

En días pasados circulaba un video en las redes sociales de una entrevista (evidentemente montada), donde el precandidato a gobernador Ignacio Peralta, afirmaba de manera contundente que procedería contra quienes resultaran responsables del desmedido endeudamiento de nuestro estado, así fuese el ex gobernador Mario Anguiano. Me pregunto ¿Por qué cuando Anguiano le dejó endeudado el municipio y Peralta se comprometió a investigarlo (orillado por regidores), no lo hizo?.

Y la más reciente estrategia de campaña, es la visita del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, así como la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, Rosario Robles. El primero reconoció que atender los problemas de inseguridad es un compromiso del presidente Enrique Peña Nieto y aclaró que los apoyos que van a otorgar no tienen nada que ver con las elecciones extraordinarias, Entonces ¿Por qué “casualmente” quieren resolverlo ahora, si el problema de inseguridad se ha vivido en Colima desde incluso antes de que ostentara el cargo?

Es evidente que las recientes visitas presidenciales y de altos mandos, así como las muestras de preocupación y desbordante vocación de servicio por parte de Secretarios y representantes políticos Priistas son parte de su estrategia para legitimar la capacidad de gobernanza que no demostraron tener ni siquiera en el proceso electoral anterior, no debemos dejarnos embaucar por los partidos y candidatos que han demostrado satisfacer solo sus propios intereses y hoy simplemente “se visten de seda”, ¡Ya despierta Colima!.

Comentarios