El Trife desmitificó la elección

398

Bitácora reporteril

Si bien el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Trife) anuló la elección a gobernador en una decisión dividida –dos magistrados no encontraban el nexo causal para anularla y cuatro se ciñeron a la literalidad de la ley–, también desmintió varios mitos que el candidato panista derrotado en la pasada elección anulada, el senador Jorge Luis Preciado, pregonó como verdades incontrovertibles ante los medios de comunicación.

En el proyecto de anulación del magistrado Manuel Gonzáles Oropeza, que fue aprobado después de más de tres horas de deliberación, sustentó, con pruebas y evidencias, que la elección del pasado mes de junio fue limpia: no hubo ni urnas infladas, ni votaron los muertos ni migrantes no radicados en la entidad.

No hubo un fraude a la antigüita, como aseguró el secretario general del PAN, Enrique Michel. Lo que sí hubo fue una petición del mismo tribunal que anuló la elección para que la PGR investigue al senador Preciado por alterar las listas nominales, mismas que se presentaron como pruebas en la impugnación, tratando de engañar al tribunal con el cuento de que los muertos votan.

También se solicitó que se sancione y se finquen responsabilidades contra los funcionarios del gobierno que, ajenos a la campaña de Ignacio Peralta, “intervinieron” y causaron la anulación de la elección, aunque ésta fue de las más limpias y transparentes en la historia democrática de México.

Hasta ahí los hechos.

Dos puntos:

José Rivas Guzmán tiene altas posibilidades de ser elegido como gobernador interino. Cuenta con la experiencia política, así como la calidad humanística, moral y ética para desempeñar la función ejecutiva. Sería la mejor opción, ante el actual contexto político.

Comentarios