El golpe fue letal para la CNTE

382

Bitácora reporteril

La decisión de quitar el control de la nómina magisterial a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) le cambió el rostro a Oaxaca y fue un golpe letal para esta ala radical perteneciente a la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Así el magisterio disidente perdió su estructura financiera, principal mecanismo de coacción para movilizar a los docentes del aula –su lugar natural por antonomasia– a la calle, donde buscaban la consecución de sus consignas políticas en prejuicio de cientos de miles de estudiantes.

Me dice un amigo que radica en la cuna del magisterio disidente, que desde que quitaron mandos medios y superiores del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), cuyos intereses estaban supeditados a la agenda política de la CNTE, hay clases en la mayoría de las escuelas de la sección 22.

También, me comenta, la base del magisterio de esta sección ya no reconoce como intermediario con el gobierno de Gabino Cué a su líder sindical, Rubén Núñez, lo que habla de un incipiente proceso de diálogo horizontal, dejando de lado la manida respuesta sistemática del rechazo, originada desde la cúpula.

Las movilizaciones, de igual forma, disminuyeron hasta un 90 por ciento: atrás quedaron las marchas cotidianas con más de 10 mil personas; ahora, afuera de las oficinas, no rebasan el millar de manifestantes.

El golpe fue letal, pues, y deja un precedente.

Dos puntos:

Federico Rangel Lozano, dirigente estatal del PRI, no regresará a la alcaldía de Colima. Continuará con la responsabilidad que le asignó el candidato ganador a la gubernatura del estado, Ignacio Peralta Sánchez.

Comentarios