Casualidad, no acoso, justifica PGJE a maestros

698

Los dos maestros que han acusado de acoso a elementos de la Procuraduría de Justicia del Estado de Colima (PGJE) han sido abordados por coincidir con un vehículo y una persona en investigación, afirmó la dependencia a través de un comunicado.

“Es totalmente falso que agentes de esta dependencia estén hostigando o amedentrando”, aseveró la PGJE.

En ese sentido, señalaron que en el caso del profesor José Adrián García Gutiérrez fue confundido con otra persona que lleva su mismo nombre, quien es acusado de robo con violencia.

“Cuando se la persona se aproximó a su automóvil (en el estacionamiento de Sam’s Club), los agentes se identificaron y le pidieron que hiciera lo propio para corroborar su identidad y proceder en consecuencia.

“Sin embargo, se negó a hacerlo e ingresó nuevamente a la tienda seguido de los policías (…) En ese momento los policías investigadores se percataron de que se trababa de una homonimia, y así se lo hicieron saber, retirándose del lugar en ese momento”, detalló.

En tanto, en el caso del profesor Julián Contreras de la Rosa, la Procuraduría aseguró que el vehículo conducido por él “coincidía con las características” de una unidad que estaba vendiendo drogas, según un reporte anónimo.

“A pesar de que los elementos investigadores se identificaron plenamente, y explicaron a Contreras de la Rosa el motivo de la revisión, éste mostró en todo momento una actitud agresiva hacia los agentes, quienes siempre actuaron con respeto y al no encontrar evidencia del ilícito denunciado, se retiraron del lugar”, indica el comunicado.

La PGJE afirmó que no tiene “injerencia alguna” en temas como la reforma educativa y la libertad de expresión de los maestros, sino que únicamente realizaron “actos de autoridad” señaladas por la ley.

El martes en rueda de prensa, maestros adheridos al movimiento “Somos mucho más que dos” denunciaron ser perseguidos y acosados por la PGJE; uno de ellos durante tres días, y al segundo al acusarlo de portación de armas y drogas.

Comentarios