En Colima hay papayas y limones transgénicos, advierte Bios Iguana

1183

El fundador de Bios Iguana A.C., Gabriel Martínez Campos, advirtió que en el estado de Colima se ha producido desde al menos el año 2002 papayas y limones genéticamente modificados.

Tras la participación de Colima en la Jornada Internacional contra Monsanto –empresa trasnacional productora de semillas transgénicas-, Martínez Campos aseguró que el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecurias (Inifap) en apoyo con la Universidad de Colima, han creado estas semillas modificadas en sus laboratorios, mismas que son distribuidas para los cultivos de las organizaciones productivas.

“Ha sido la Universidad de Colima uno de los fundamentales instrumentos para que se introduzcan (los limones y papayas transgénicos), a través del Inifap. Ellos justifican con sus técnicos la necesidad de crear este tipo de organismos en los laboratorios universitarios o en el Inifap y difundirlos”, comentó.

Lamentó carecer de evidencia científica que compruebe la existencia de alimentos transgénicos en Colima pues necesitaría un laboratorio para obtenerla, y éstos no son para el acceso público o para organizaciones civiles.

“No tengo evidencia porque si la tuviera, ya los hubiéramos denunciado penalmente y haríamos hecho cumplir el principio precautorio y el principio de inocuidad alimentaria, y hubiéramos denunciado a la Universidad de Colima como una institución aliada de Monsanto.” Agregó que ante esta desinformación, debe ser el Estado Mexicano el primero en demostrar si los alimentos son o no transgénicos.

Añadió que los organismos genéticamente modificados (OGMs) son una amenaza para el medio ambiente, para las economías pobres, para la salud de la población mundial y para la soberanía alimentaria.

Aseguró que en México, los productos que contienen ingredientes transgénicos “ya predominan en supermercados, pero van con todo estos cabrones, estos quieren ya la liberación de los cultivos.”

Acusó a legisladores, gobernadores y a Monsanto de no tener “ningún sentimiento para destruir a pequeños productores” y de trabajar para “imponer marcos legales que dejen a manos libres la operación de sus producciones y liberación de siembra de estos cultivos.”

Por otro lado, se mostró positivo para que el Congreso del Estado apruebe la Ley de Fomento y Protección del Maíz Criollo como Patrimonio Alimentario del Estado de Colima, una iniciativa presentada por Bios Iguana al diputado del PVEM, Mariano Trillo.

Recordó que en Colima, existen 60 variedades del maíz (zea mays) las cuales deben defenderse creando políticas públicas que las protejan, evitando la expansión de los granos Monsanto, como el maíz Bt.

“No vemos por qué no deba prosperar (la ley). Que se haga debate, y si la información de los diputados es mejor que la nuestra, con evidencia científica, no va a pasar, pero si no tienen suficiencia técnica justificativa y jurídica debe de quedar”, precisó.

Finalmente, celebró la “excelente” respuesta de la gente para el evento realizado en el Jardín Libertad el sábado 25 de mayo por la Jornada Internacional contra Monsanto.

“La gente realmente se volcó, es un acierto, a nadie se le indujo, la gente hizo carteles, murales, mantas, hubo música, poesía y talleres”. Además, para fomentar el cultivo se regalaron hasta 100 kilos de semillas de maíz criollo a las decenas de cientos de personas que acudieron al evento local que también se realizó en 365 ciudades de 36 países del mundo.

 

Comentarios