Igual de inservibles…

536

Inútiles comités de vigilancia y justicia de la FEC

A pesar de existir reglamentos y estatutos que deben brindar
legalidad y justicia para los estudiantes, la mayoría son ignorados
por la propia Federación de Estudiantes Colimenses.
El Comité de Vigilancia y Seguimiento (CdVyS) y el Comité de Honor y Justicia (CdHyJ) de la Federación de Estudiantes Colimenses (FEC) se han mantenido inútiles ante el cumplimiento de los estatutos que los rigen y que deben hacerlos cumplir.
El Comité de Vigilancia y Seguimiento, es un órgano de gobierno de la FEC (estipulado en el Artículo 14 del Estatuto General) que su principal objetivo es velar por el correcto funcionamiento y apego a los estatutos de los mismos órganos gubernamentales así como mantener una transparencia en los recursos económicos. Además, deben rendir un informe trimestral de la contabilidad de la federación estudiantil así como recibir quejas de los militantes que consideran que algún otro miembro de la FEC ha violentado los estatutos o los ha agredido de alguna manera a ellos. 
Este comité está integrado por tres personas; un Presidente y dos Secretarios; además dos miembros suplentes. Los tres cargos lo pueden ocupar cualquier miembro de una Sociedad de Alumnos, del Comité Ejecutivo, un Consejero Universitario y/o Jefe de Grupo. Éstos son propuestos por el Presidente pero deben ser aprobados por el Congreso. ¿Fue así?
El Reglamento del Comité de Vigilancia y Seguimiento señala en su Artículo 3 varios puntos importantes por resaltar:
I. Cuidar el correcto ejercicio de los derechos y debido cumplimiento (…) que el presente estatuto señala a los militantes y miembros (…) de la FEC.
II. Vigilar la contabilidad de la Federación (…) deberá practicar una revisión cada tres meses (…) a fin de comprobar que las erogaciones (…) se ajusten a los presupuestos correspondientes (…) El resultado (…) las comunicará el CEE (Comité Ejecutivo Estatal), y en su caso a (…) las sociedades de alumnos, representaciones y consejos estudiantiles;
VII. Atender todas las quejas que reciban de las sociedades estudiantes y miembros en general de la Federación, practicando las averiguaciones respectivas y sugiriendo las medidas que correspondan.
 XI. Practicar las investigaciones necesarias en las acusaciones que se presenten contra los miembros del comité ejecutivo estatal y contra los comités directivos de sociedades estudiantiles a fin de que sean estos órganos  colegiados los que resuelvan lo pertinente; y
XII.- Turnar al Comité de Honor y Justicia aquellos casos que considere de su competencia.
En el Congreso Extraordinario realizado el pasado miércoles 25 de mayo afuera del Paraninfo Universitario se violentaron muchos estatutos que deberían ser revisados por este comité de vigilancia. Sobre todo, de la validez del Congreso y de los acuerdos que se tomaron en esta sesión. Así mismo, castigar a Fernando Sepúlveda (Vicepresidente Manzanillo) por participar en los actos violentos de ese momento; a Héctor Magaña (Srio. Asuntos Estudiantiles) y sus tres compinches por bajar antes de tiempo a un delegado; al Secretario General, Edgar Ceballos y al Presidente Luis Fernando Mancilla por permitir este acto de intolerancia y sin apego a los estatutos.
¿Dónde está el Comité de Vigilancia? ¿Quiénes son los tres miembros? ¿Por qué no hace su trabajo el Presidente y los Secretarios? Hasta este momento se desconoce alguna acción que haya hecho este órgano no sólo durante estos días si no durante los tres años de mandato de Luis Fernando al frente de la FEC.
Ahora… ¿dónde está los informes de finanzas que, se supone, todas las sociedades de alumnos deberían saberlo? ¿Eso es transparencia? ¿Para qué, entonces, sirve el CdVyS?
La última fracción de este reglamento dice que las acusaciones investigadas deben ser turnadas al Comité de Honor y Justicia de la FEC para que aplique las medidas necesarias.
El CdHyJ está integrado también por tres miembros electos bajo las mismas condiciones del otro comité mencionado. Su labor es hacer cumplir los reglamentos y estatutos de la FEC además de aplicar medidas disciplinarias a quienes las hayan incumplido.
 
Este comité debe sesionar al menos una vez al menos, pero hasta el momento no se conoce reunión alguna aunque ya han pasado 36 meses desde su instalación. Mucho menos se conoce resolución alguna o sanciones impuestas hacia miembros de la federación estudiantil (como si todo funcionara con legalidad con ese presidente ejecutivo). Así mismo, se debe rendir un informe anual (¿dónde están los tres?).
El Presidente de este comité se llama Isaías Martínez, estudiante de Diseño Industrial de la Universidad de Colima, quien evidentemente su carrera no refleja una mínima relación con el cumplimiento de leyes o derecho. Y eso es claro, pues su labor dentro de la FEC va más enfocada a ser chofer que velar por el cumplimiento de los Estatutos. 
Las sanciones deben ser aprobadas por la mayoría del Comité (dos de tres votos), así como los fundamentos que lo validen y deberá ser notificada personalmente al interesado. Si el interesado se encuentra inconforme podrá interponer Recurso de Revisión ante el mismo comité quien revisará nuevamente la queja basándose en los Estatutos Generales y todos los ordenamientos de la FEC.
Sin embargo, tanto el Comité de Honor y Justicia como el Comité de Vigilancia y Seguimiento se encuentran inservibles, sin hacer su labor como los propios reglamentos internos señalan. Entonces ¿a qué se puede recurrir? ¿En verdad hay legalidad y justicia dentro de la FEC?
Por supuesto que no.

Comentarios