El último y se va…

705

“Solamente una vez”, el musical

Octavio Juarena presentó “Solamente una vez” del 7
al 10 de abril en Teatro Universitario.
Una vez más estudiantes y egresados del Bachillerato 4 de la Universidad de Colima presentaron una obra musical dirigida por Octavio Juanarena, esta vez titulada “Solamente una vez”. En esta ocasión la música y canciones que usarían para guiar la historia de más de 90 minutos correspondía al género bolero.
La obra tuvo 7 funciones en total realizadas del 7 al 10 de abril en Teatro Universitario. La entrada general fue de 80 pesos y para estudiantes un 50% de descuento.
Básicamente la trama consiste en la típica historia de amor y desamor de tres mujeres (abuela, madre, hija) iniciando en la década de los 60 con el coqueteo de la abuela (Catalina) y el misterioso (“J.M.”), aunque la primera ya estaba comprometida con otro hombre. Algo similar pasó en las vidas de la hija (Majo) y la hija (Fabiola) donde sus noviazgos resultaron decepcionantes. (¡Bien saladas!).
Según el programo de mano, el director de la obra escribe que esta “puesta en escena rescata un género musical poco conocido por lo jóvenes de hoy, el bolero”. Aunque hay algo que no me deja dormir y sigo sin entender qué de bolero puede tener la canción de Thalía “Equivocada”, interpretada al final de la obra musical.
La historia comenzó bien, decente, aceptable sin embargo poco a poco se tornó más pesada, lenta, y cada vez era más la ansiedad de salir de Teatro Universitario. Hubo escenas y personajes innecesarios, que hicieron aún menos agradable la obra. A personajes innecesarios me refiero a la sorprendente participación del director del Bachillerato 4, José Francisco Ventura, quien tuvo -literalmente- sus cinco minutos de fama al  salir al escenario tocando una guitarra y cantando a un par de tórtolos. Su participación causó revuelo entre el público puberto juvenil y estudiantil del bachillerato 4 quienes pronto (en la función nocturna del jueves) le gritaron “director, te queremos” acompañado de más gritos y aplausos. Sin embargo, pronto la emoción de su presencia terminó, pues causó desesperación y aburrimiento en los estudiantes quienes aplaudieron desesperadamente para que la obra siguiera su rumbo normal.
Tal como lo mencionó el director Juanarena, el bolero es un género poco conocido por los jóvenes,  por o tanto era muy probable aburrirlos más fácil. ¡Y lo logró! 
Es importante señalar que algo que rescató la función fue el propio público (principalmente los jóvenes), quienes con sus comentarios sarcásticos y de burla causaban mayor risa a la mayoría de los asistentes que los rodeaban. Aunque si bien eran inadecuados y hasta una falta de respeto para el resto del público, realmente rescataron e hicieron de la función lenta algo más agradable.
Por otro lado, hay que reconocer el esfuerzo de los más de 30 jóvenes que participaron el la obra musical, su tiempo y dedicación de semanas para presentar un espectáculo al exigente público joven. Por supuesto, también un aplauso para los músicos. Sin embargo, hay errores que quitan reconocimiento a la obra (o por lo menos a los “actores”) como el evidente “playback” de dos chavos al cantar. 
Por cierto, en el programa de mano aparece que el papel protagónico masculino (“J.M”) se iba a alternar entre Jorge Novela y Armando Chávez en las diferentes funciones. Sin embargo, 10 días antes de la primera presentación, Novela renunció al proyecto sin dar explicación alguna al director.
Finalmente, todo parece indicar que esta será la última obra musical de Octavio Juanarena con los chicos del Bachillerato 4 pues su director (José Francisco Ventura) dejará su cargo al finalizar el actual semestre, por lo que es muy probable que el director musical pierda el apoyo que la dirección del bachillerato le ofrecía.

Comentarios

Powered by Facebook Comments