Rebeldía normal…

664

Aguayo insiste, es por seguridad

Con las nuevas medidas autoritarias del rector,
los estudiantes del bachillerato matutino tienen una salida
exclusiva por donde no pueden entrar los
estudiantes del turno vespertino.

Miguel Ángel Aguayo López, rector de la Universidad de Colima, reiteró su razón de haber cercado el perímetro del Reclusorio Central bajo un acto totalmente autoritario. Esa única razón sigue siendo “por seguridad” de los universitarios.

En una nota publicada por AFMedios.com se mencionó que a pesar que el rector sabe del movimiento de rechazo por ciertos estudiantes a través de las redes sociales, éste expresó que la parecía “una rebeldía normal de los estudiantes”.

Pronto, a través de la página NO A LA PRISIÓN UNIVERSITARIA en Facebook una persona comentó: “Y como llama el rector su accion unilateral?? Dictadura Ejecutiva? Prefiero ser “Rebelde” a ser un tirano dictatorial” (sic).

Miguel Aguayo agregó que si bien existe un sector reducido (¿?) de estudiantes que se manifiesta en contra, la gran mayoría ve bien estas medidas autoritarias que (según él) brindan protección a estudiantes y trabajadores.

Yo quisiera saber en qué estudio, encuesta o investigación se basó para hacer ese comentario. ¿Cómo se atreve a hablar de lo que piensa la mayoría cuando su acción fue totalmente dictatorial? ¿Acaso pretende engañar a los estudiantes haciéndose pasar por la democracia andando?

Aguayo López respalda su autoritarismo en el creciente índice de inseguridad en el país y los tres hechos violentos que han ocurrido cerca de instalaciones universitarias. La primera en mayo 2010 con una balacera en una colonia al sur del campus central ocurrida la tarde de un sábado; la segunda, una tarde de septiembre 2010 cerca del campus Villa de Álvarez con el asesinato de un hombre y; la más reciente, en febrero 2011 muy cerca del campus central con la muerte a balazos de otro hombre.

Agregó que a partir de mediados de abril comenzará la distribución a todos los universitarios de un Manual de Sobrevivencia que consiste en 77 páginas sobre cómo mantener tu seguridad y cómo protegerte, revisado por la Secretaría de Seguridad Pública federal.

¿Con eso, en verdad, garantiza la seguridad a los estudiantes?
¿Seremos una universidad libre de violencia; la cerca será antibalas y las calcomanías de los autos serán infalsificables?

El único argumento presentado hasta este momento por parte del rector es “seguridad”, sin embargo, las rejas no retienen las balas, y lo único que se ha logrado son actos que sobrepasan el límite de control hacia los estudiantes. Eso de tener una entrada y salida exclusiva para cada uno de los bachilleratos 1 y 2; obligarlos a portar todo el día su gafete de soportar prefectos y guardias maleducados simplemente crea un ambiente inadecuado para una universidad pública. Los estudiantes de nivel medio superior están siendo controlados en exceso como si fueran delincuentes encarcelados.

¿Dónde queda el libre tránsito? ¿Por qué tanta represión?

Comentarios

Powered by Facebook Comments