Manzanas podridas…

538

FEC compra el silencio

Hace unos días publicamos la opinión que una persona había colocado en la página “No, al muro de la Unidad de la UdeC” en Facebook en donde mostraba su inconformidad hacia esta construcción. 
En esta segunda parte, relata cómo fue la secuencia de eventos especialmente hacia los alumnos de la Facultad de Ciencias.
Datos relevantes:
  • En una junta con altos mandos universitarios, alumnos de Ciencias fueron llamados “alborotadores” y “manzanas podridas”.
  • FEC promete platicar con estos alumnos para intentar convencerlos de lo bueno del muro.
  • FEC ingresa con mirada de superioridad y desafiante al auditorio de Ciencias. Intentan intimidar a estudiantes.
  • Estudiantes poco sabían del Muro. Preguntan sobre costos.
  • FEC: $1,970,000 pesos costo total menos 37 toneladas de cemento donadas por Apasco.
  • FEC y UdeC: No contamos con suficientes recursos.
  • FEC: Jaguarundis de todos modos van a morir. Después se arrepienten de respuesta.
  • Estudiantes se quejan por falta de material, salones y falta de inversión en recursos. FEC contesta que cualquier asunto económico ellos podrán resolverlo. (NOTA: habían dicho que no tenían recursos; intentan pagar el silencio)
  • En reunión en Coquimatlán, Rector intentan limpiarse de responsabilidades en costos, falta de materiales, falta de agua, falta de papel.
  • RECTOR percibe sueldo mensual de $119,734. Secretario General: $85,524.
  • Se dice no haber presupuesto para crear más salones, dar becas de movilidad, pintar edificios en las facultades, comprar material. Pero SÍ hay 7 MILLONES DE PESOS para construir un MURO de ¿UNIDAD?
  • No hubo DEMOCRACIA para construir MURO.
Información completa de los datos mencionados arriba, a continuación:
En el transcurso de habernos destapado en contra de la construcción del muro a la fecha, han pasado importantes sucesos, de los cuales mencionaré varios de gran importancia para nuestra causa, la reunión de pascua, la reunión en la facultad de ciencias y la reunión en Coquimatlán.


La que llamo reunión de pascua, fue una reunión situada en vacaciones, en la cual se reunieron los altos mandos de la universidad de Colima en casa de uno de ellos, en la reunión se tocaron diversos aspectos del muro, entre ellos el tema de los llamados “alborotadores” o también llamados “manzanas podridas”, refiriéndose así a los miembros del grupo “No, al muro de la unión de la U de C” en una importante red social. Destaco diversas opiniones de la junta, como una mencionada ahí, “¿qué se hace con las manzanas podridas?”, ante esto intervino el representante de la FEC quien se dio a la tarea de calmar y convencer a los alborotadores. Otra persona se quejó de que los alborotadores eran de la facultad de ciencias, una facultad como de ochenta personas, entonces uno dijo que éramos de ciencias y que las ciencias ni servían, así como el hecho de que varios estudiantes no son nacidos en el estado de colima, por lo tanto su opinión no debería ser válida en estos asuntos. El representante de la FEC dijo que tendría una reunión con los estudiantes de ciencias.


Llegó el día de la reunión en la facultad de ciencias, en la cual se tocaron temas importantes con respecto al muro; la FEC llegó a la hora citada y nos pidió pasar a un auditorio, ya en el auditorio y con el orden debido, entró la FIEC (Federación de intimidación de estudiantes colimenses), nombre adquirido en ese momento, por la forma y la manera en que ingresaron al auditorio, con algunos personajes de miradas desafiantes, risas burlonas, actitud simplona y complejo de superioridad.


Comenzó con una larga y tendida charla por parte de la FEC donde se criticó a la gestión anterior y se glorifico a la gestión actual, diciendo todo lo que han hecho por la universidad, que ellos son como nosotros, que vienen desde abajo, que han luchado contra la corriente por el bienestar de los estudiantes colimenses, que en un año y medio se ha duplicado el número de estudiantes en la universidad de Colima, que iban en busca de un futuro político (aunque después se dijo que no iban con fines políticos), que veía por la seguridad de los estudiantes, etc. Pasamos a una sección de preguntas donde inteligentemente nos dejaron preguntar todo lo que quisiéramos y al final sería respondido, así negándonos la oportunidad de una réplica inmediata y tan sólo permitiéndonos hablar hasta el final, y así cuando llegaba el momento de hablar, la réplica ya ha perdido mucho sentido, en fin. 


Con la mente revuelta y llena de dudas debido a la escasa información del proyecto, nos dispusimos a preguntar sobre los costos, a lo cual nos dijeron que serían 35 muros con un costo de 56mil pesos por cada uno de esos muros, lo cual suma un millón novecientos sesenta mil pesos, pero que Apasco había donado 36 toneladas de cemento, lo que debemos restar del costo del muro, pero yo me pregunto cuántos salones podrán ser construidos con esa cantidad de cemento. Este patrocinio ya que se dijo que ni la FEC, ni la universidad de Colima cuentan con recursos, y me pregunto, por qué si no hay recursos construyen esta obra tan costosa para todos los universitarios.


Con el tema de impacto ambiental, refiriéndonos específicamente a la población de Jaguarundi que habita detrás del teatro universitario, donde se construye el muro, respondieron que de todos modos iban a morir, pero al notar nuestro descontento ante la respuesta, hábilmente dijeron que no habían dicho eso y que unos especialistas hablaron de una reubicación, al preguntar de los especialistas, no dieron nombres, pues claro ningún especialista recomendaría una reubicación, debido a que el impacto ambiental puede ser mayor, se pueden convertir en plaga o extinguirse por estrés. Pero que con gusto nos daba el dinero necesario para la investigación y el proyecto para salvar a los animales; pero cabe destacar que los jaguarundi y sus crías ya han desaparecido misteriosamente, y hay informes de contactos en el campus norte que dicen haber visto a gente del teatro universitario correteando a estos animales. Y nos decimos universidad verde.


La contradicción llegó a la reunión cuando comenzaron las quejas en una mejor inversión de recursos, así como también las carencias y necesidades en las facultades y bachilleratos, pero principalmente en la facultad de ciencias, a lo que se nos respondió prácticamente que cualquier menester económico lo consultáramos con ellos, que por eso no había problema, que ellos pagaban, ya sean muebles nuevos, aire acondicionado, agua, papel, jabón y hasta proyectos científicos; ¿pero no dijeron que no habían recursos? En pocas palabras trataron de comprar nuestro silencio saciando nuestras necesidades económicas.


Con respecto al tema de las becas, que cada vez es más difícil conseguirlas y más fácil perderlas, se nos sermoneó de todo lo que su gestión ha hecho por conseguir becas, hasta llegar a la penosa necesidad de cumplir con una manda a la virgen para conseguir unas cuantas. Se tocó el tema de las becas atrasadas y ante esto respondieron que diéramos información de a quién le faltaba su pago de beca y se le pagaría inmediatamente, cosa que no ha ocurrido. Con respecto a el sorteo loro, argumentaron de que si no se cumple con lo que se dice, no es cosa de ellos sino de quienes organizan el sorteo loro.


Llegamos a la brillante conclusión de que cualquier necesidad de tipo económico que la facultad de ciencias tuviera, la FEC nos daría el dinero para saciar esa necesidad, casi que fuese lo que fuese que se necesitara. Así también a que la FEC se comprometía a velar por las necesidades de la facultad de ciencias y los estudiantes colimenses, que presentáramos proyecto y que con gusto sería apoyados y gestionados para llevarse a cabo lo más pronto posible; así dejado comprados y satisfechos a varios, pero insatisfechos a muchos.


En la reunión en Coquimatlán se trataron varios temas, pero cuando se habló del muro de la unidad, se notó el descontento de nuestros queridos altos mandos a responder, a lo que argumentaron que tenían conocimiento de los que se quejaban por agua y papel, y que eso no le correspondía a él, que eso era responsabilidad de los directores con presupuesto del PIFI, así a cada pregunta que se le hacía respondía que eso no era su responsabilidad y que le correspondía a los directores y al PIFI, pero después de evadir tantas responsabilidades, no me queda claro por qué nuestro rector cobra 119 mil 734 pesos al mes y el secretario general, 85 mil 524 pesos mensuales, si al parecer, después de todo lo cuestionado, nada de la universidad es su responsabilidad. Cuando los alumnos dieron una buena propuesta para ahorrar recursos y cuidar el medioambiente usando un formato digital para no imprimir y así no gastar tanta tinta ni papel, sólo respondieron “en el mundo real tienes que imprimir”.


Ya en otro tema, hablemos de las inconsistencias del muro, se dice que el proyecto fue elegido de manera democrática, pero los del consejo técnico de varias facultades nunca fueron citados a la votación y en una entrevista Mancilla dice que fue propuesto por el Maestro Zamarripa, dónde queda la democracia ahí.


Me pregunto qué opinan en filosofía que les hayan quitado dos páginas de su suplemento debido a la falta de presupuesto, o qué opinan los del campus norte al ver su edificios despintados por falta de presupuesto, o peor aún tener que tomar clases en las tardes por falta de salones, que no se construyen por falta de presupuesto, pero argumentan los administrativos que no les va tan mal como a los de Manzanillo, que no sólo toman clase en la tarde, sino también en la noche debido a que no tienen edificios ni salones por falta de presupuesto, o que opina la facultad de ciencias que no tiene espacio para un laboratorio que no se construye por falta de presupuesto, o los de movilidad que ya no pueden viajar por falta de presupuesto, o los de Coquimatlán que no tienen un plotter nuevo o tinta para su plotter por falta de presupuesto, así como bancas con enchufes para no estar amontonados, claro esto por falta de presupuesto, o los de atletismo, que no se repara la pista que no deja de ser peligrosa, por falta de presupuesto, o los que tienen o tenían becas, que ya no pueden estudiar por falta de prosupuesto, etc. Pero si tienen presupuesto para construir el muro de la unidad, cuyo costo sigue ocullto, cuyo costo de año con año alcanzaría para saldar esos problemas en la universidad y me atrevo a decir que el costo del muro y la plaza sería suficientes para solucionar todos los problemas.


Yo por eso les dejo este documento hermanos estudiantes, maestros, administrativos, trabajadores, ciudadanos o a quién sea que lo lea, para que se haga conciencia de lo que se quiere hacer y que estamos a tiempo de alzar la voz y de hacer valer nuestra opinión, que también cuenta, aunque ellos digan que no; y por último quiero decirles que estoy orgulloso de mi universidad y que si hago esto es porque creo que puede mejorar, ser una universidad mejor, que con muro o sin muro siempre estaré agradecido a la U de C por darme la oportunidad de estudiar y que hago todo esto por cariño a mi institución, por respeto de todas las voces y opiniones, para que todas las voces valgan lo mismo, para mejorar el nivel de nuestra casa de estudio, para bien en un futuro y para que se sepa que los estudiantes colimenses no estamos tontos y no nos quedaremos callados ante el autoritarismo que debe de acabar, se los dejo a su conciencia camaradas, gracias por su atención. 


Opinión de Manuel Agustín Trujillo Gutiérrez

Comentarios

Powered by Facebook Comments