Cotorra cobrona…

0
1982

Elevados los costos de inscripción


La Cotorra ha lanzado su convocatoria para el registro al proceso de admisión tanto de nivel superior como medio superior.
Siendo una universidad 100% pública y autónoma debería de esperarse que ambas cosas las cumpliera al cien. Sin embargo, sabemos que en realidad no es ni pública ni autónoma.
Y esque cobrar 400 pesos a los miles de estudiantes de secundaria para registrarse a un bachillerato de la universidad es una burla. Sobre todo cuando el examen seguramente no cuesta ni la mitad de eso. Y peor aun, ¿cobrar 200 pesos (suponiendo que el examen cuesta 200) por anotar un nombre en una computadora para después imprimir la hoja?

Pero eso no es todo, para el nivel medio superior cobran 400 pesos; para el nivel superior cobran 300.

¿Por qué? ¡Fácil! Hay muchos más alumnos aspirantes a un bachillerato que a una licenciatura. Aprovechas cobrándoles más pues muchos de ellos no van a quedar en un bachillerato y les estafas.

Siendo prácticamente el mismo examen no hay razón para tener 100 pesos de diferencia, sobre todo cuando a NIVEL SUPERIOR se realizarán dos exámenes (uno general y otro de área de conocimiento de carrera). 

Además intenta hacerse la importante por rechazar a cientos de alumnos y haciéndole creer a los demás que están en una universidad de calidad donde están los mejores estudiantes.

Por otro lado, en NIVEL SUPERIOR la historia no es muy diferente. Además de esos 300 pesos, para aquellos estudiantes que intenten ingresar a una carrera donde el inglés sea indispensable, deberán pagar 150 pesos más por realizar un examen de inglés en el mentado CAAL. ¡Ah! Y también esos 150 pesos lo tienen que pagar los alumnos que provengan de un bachillerato que no sea de la universidad (sea cual sea la carrera).

Así pues, los pubertos entrantes al bachillerato irán conociendo las mañas para ser estafados inocentemente por una escuela pública.

Por cierto… faltaría agregar los más de mil pesos de inscripción y los 275 del Sorteo Robo.. pero esa es otra historia…