Los independientes ¿política en cambio o político en renta?

769

Ha sido largamente discutido y demostrado que no existen los políticos ciudadanos ni los políticos independientes, al menos en el sentido de pureza con la que se intenta vender el término. Siempre existen intereses, formas de pensar y opiniones que terminan representadas en un candidato o un representante popular: El Bronco alimentó un desafió intraélites con el reclamo social antiélites, Cluthier contiene la nostalgia del panismo más duro sobre contra la corrupción y en defensa de la democracia mínima, y Kumamoto logró sintetizar años de movilizaciones virtuales y urbanas de clases medias en Jalisco.

Hoy tres diputados colimenses se separaron de la sombrilla política del PAN para declarar su independencia. No son los primeros que recurren a esta estrategia y de hecho los tres han pertenecido a distintos institutos políticos durante su carrera. Hay quien podrá acusarlos de chapulines, pero la política no es dogma, y en una democracia el cambio de opiniones -y de partido-, son más válidos que la ciega lealtad.

Dudo mucho que Nico, Javier y Luis puedan tomar alguna causa para diferenciarse del resto de sus compañeros en el congreso, y no necesariamente por falta de capacidad sino porque la sociedad colimense carece de redes sociales autónomas y demandas más o menos homogéneas que puedan contraponerse a las élites dominantes. La toma de distancia que hacen Nico, Luis y Javier con los partidos políticos puede ser más un recurso de identidad y libertad sobre el control de sus recursos: el voto, el dinero y el electorado.

El PAN y el PRI están lejos de ser institutos políticos coherentes con una serie de principios que disciplinen a sus cuadros y no han atinado a responder de forma satisfactoria al acumulado malestar social con la política. En este contexto ser independiente es mucho más rentable que pertenecer a un equipo político, es rentable en términos electorales pero mucho más en términos de poder con sus pares en el congreso. Como la aventurera, seguramente su amor será vendido caro.

Habrá que ver en qué beneficia el nuevo alineamiento político a una actividad legislativa que le urge profesionalización y oficio. Las proyecciones de alianzas momentáneas y los escenarios rumbo a 2018 ya los conocemos todos, pero eso no es lo que debería importarnos, sino el impacto que estas tácticas pueden tener sobre el sistema político colimense, que como hace años definió un ex líder del PRI: es una cápsula resistente al tiempo.

Comentarios