Círculo mágico

308

Círculo mágico es su espacio relacional, un punto de encuentro de trabajo social con las personas que atienden en contextos de intervención social, mediado por una relación donde las personas se apropian del espacio cuando se dan permiso de hacer cosas que no estaban acostumbrados a hacer.

De círculo mágico, las personas aprenden que “no hay lugar para dejar de ser niño” o que es un lugar donde pueden sentirse “a gusto”. Círculo mágico les enseña “a valorar todo, hasta los colores con los que coloreamos”, dicen los participantes en los mismos; también aprenden a “poner atención” y aprenden “que todos pueden vivir juntos”.

Las personas expresan compromisos consigo mismos: “me llevo de tarea respetar a los que están a mi alrededor” o “buscar en mi interior” o “dejar el viejo amargoso que soy y buscar el niño que traigo escondido”. Estos comentarios que se expresan en el círculo mágico dan cuenta de esa apropiación del espacio. Son capaces de darse permiso de ser como ellos quieren ser, sin restricciones ni ataduras. No temen la crítica. Han aprendido que lo que se hace en el círculo, aunque se queda en el círculo, les da pautas para mejorar sus vidas.

Este método se rige por reglas que se recuerdan en cada sesión y busca establecer el diálogo como medio para expresar lo que las personas son y aprendan a valorar sus propias experiencias de vida, sin juzgarse ni juzgar a los demás. Se organizan en sesiones, divididos en grupos de ocho hasta doce integrantes. El plan de intervención suele estar encaminado a mejorar las relaciones que se establecen entre los participantes, de ellos con sus familias y de ellos con las instituciones u organizaciones a las que pertenecen. Básicamente, lo que busca es que las personas se den cuenta de quienes son, de como viven su vida y como se relacionan con las demás personas que cohabitan en su entorno social, cultural, político y familiar.

Las reglas del círculo son las normas sociales que se siguen para mantener la cordialidad y el respeto dentro del espacio donde se trabaja el método. El hecho de que esas reglas sean respetadas es muy importante. Define la confianza que las personas depositan en quienes coordinan el trabajo en el círculo. Los significados de esa relación son revisados para encontrar el sentido detrás del símbolo. Aplicado en contextos diversos, los resultados de círculo mágico pueden mejorar las relaciones interpersonales de los individuos que participan, situación que se refleja en sus situaciones familiares, de pareja o del entorno. Los resultados, sistematizados y documentados, permiten la ejecución de programas sociales y pueden ser el punto de partía para el diseño, implementación y evaluación de políticas sociales.

Se requieren modificaciones en los procesos de atención para que los programas implementados tengan los resultados esperados; es decir, un trabajo de mayor vinculación con los sectores privado y público; de la misma manera, se requiere de modificaciones a las leyes del Estado que giren en torno a los problemas expresados y atendidos en círculo mágico.

Aplicar círculo mágico en los contextos de atención del trabajo social permite mejoras significativas en la vida de las personas que participan, quienes a la larga, se vuelven mas seguros, mas eficaces y más felices. No es un proceso de intervención salido de la profesión, pero su aplicación en la atención social es interesante. Creo que vale la pena intentarlo.

Comentarios