Un amor que se atrevió a decir su nombre

942

El 25 de mayo de 2016 quedará grabada en la historia de Colima.

Después de un año y dos meses que la actual LVIII Legislatura del Congreso local había sido informada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que la figura de los “enlaces conyugales” —que la LVII Legislatura había aprobado el 4 de julio de 2013 haciendo una “distinción entre parejas homosexuales que tienen acceso al enlace conyugal y parejas heterosexuales que tienen acceso al matrimonio civil”— era discriminatoria, otorgándole seis meses para realizar la rectificación para la creación del matrimonio universal para todas las parejas en la entidad.

La cerrazón de la anterior legislatura tenía su origen desde la Casa de Gobierno ubicada en la Calzada Galván Sur. Sin cuestionar acataba las decisiones del entonces gobernador Mario Anguiano Moreno cuya característica de su gobierno fue oponerse en el avance de los derechos humanos.

El viacrucis de las familias homoparentales en Colima

En el 2007, el gobernador Silverio Cavazos Ceballos firmó el Acuerdo Nacional para Prevenir la Discriminación, impulsado por el Gilberto Rincón Gallardo, presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) en la VI Semana Cultural de la Diversidad Sexual del INAH, junto con un convenio de colaboración.

Estos serían los primeros pasos para ir cerrando la deuda histórica hacia los grupos vulnerables con relación a la discriminación y exclusión social en las políticas públicas colimenses. Se trataría de igualar los pasos que en Coahuila se habían dado al legislar la figura de Pacto Civil de Solidaridad.

Silverio Cavazos conversó con Humberto Moreira, gobernador de Coahuila, para ver la posibilidad de crear esta figura en el Código Civil, pero sería más fuerte su temor por las posibles manifestaciones públicas de la Comunidad Lésbico Gay hacia su persona, que dejó ir una propuesta que lo pondría en el escenario nacional como un político democrático en el país por cerrar la brecha de desigualdad hacia este grupo social.

La iniciativa de la Ley de Sociedades de Convivencia no tuvo todo el respaldo como esperaba el diputado Adolfo Núñez González del PRD, porque se quedaba corta a las demandas de la comunidad Lésbico-Gay en la entidad.

Los 41 participantes en el foro legislativo deseaban se avanzara en la creación de un Pacto Civil de Solidaridad, pero el rechazo por parte de la Comisión de Estudios Legislativos encabezada por Roberto Chapula de la Mora enterrarían los esfuerzos ciudadanos, sería bautizado como ¿otro posible madruguete?.

Durante su campaña política en el 2009, Mario Anguiano Moreno se comprometería a mandar una encuesta para conocer el sentir de la población colimense. A su arribo al poder y conocer la aprobación del matrimonio igualitario en el Distrito Federal, trataría de impedir que esta propuesta legislativa en entidad por los acuerdos con la jerarquía católica en la entidad.

A días antes de celebrarse II Marcha contra la Discriminación y la Homofobia en mayo del 2010 en su visita a Casa de Gobierno los organizadores de este evento lo invitaron a sumarse a esta lucha contra la homofobia, y al ser cuestionado sobre el matrimonio en parejas del mismo sexo externó que en la próxima visita les daría su respuesta, con ello mandaría un mensaje de desacuerdo.

Pero mayor la sorpresa sería para el mandatario Mario Anguiano Moreno cuando la sociedad colimense en un estudio que mandó realizar el mandatario, más de 60 por ciento de los colimenses opinaba estar a favor del matrimonio igualitario.

Ante este escenario, el Gobernador respaldó los enlaces conyugales porque Iglesia avaló esta figura dejando el matrimonio como figura exclusiva para parejas heterosexuales, el pasado 4 de julio del 2013, obstaculizando el avance de los derechos humanos.

Durante su mandato operó para que ningún alcalde tomara los criterios realizados a la Constitución Política Mexicana en la materia de derechos humanos del 2011, mandó declarar a los activistas que tenía a su servicio para avalar su proceder.

El eterno protagonismo del ombudsman colimense Roberto Chapula de la Mora en los medios de comunicación su postura hacia el tema siempre fue la misma: Insiste Chapula en no discriminación de enlaces conyugales, por lo que en su momento fue denunciado por homofobia.

Por este motivo, las entidades de Yucatán y Colima iniciaron grupos a favor del matrimonio universal. Con el tiempo la cerrazón llegaría a su fin y los criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se impondrían.

Con la llegada de la LVIII Legislatura se escribirían otras historias. La creación de los Foros Ciudadanos impulsados por la actual legislatura con sus 41 participantes en su mayoría abogarían por el matrimonio universal sin discriminación.

Al dar el primer paso a derogar la figura de enlaces conyugales el pasado 8 de mayo, la urgencia por legislar era una prioridad como lo afirmaba el diputado Riult Rivera Gutiérrez “es urgente establecer los matrimonios igualitarios en el Código Civil, tras la derogación de los enlaces conyugales en la Constitución local”.

Esta batalla ganada por los defensores del matrimonio igualitario es una victoria que desde hace 1979 iniciaron los pioneros en la defensa de los derechos humanos como son Salvador Márquez Gileta+, Max Mejía+, Víctor Hugo Rosas, Norma García, Armando López Cortés La Dorada+; a ellos se suman los escritores Florentino González+, José Merced Barocio, Gustavo Lupercio+, y nuestra ´máxima gloria de las artes plásticas Alfonso Michel+ que contribuyeron a la visibilización de este amor así como al demócrata colimense Enrique Salazar Abaroa+ porque lucharon por una vida libre de discriminación y violencia en Colima.

Atrás quedó el exdiputado que prefirió irse a casar en Estados Unidos en lugar de iniciar su propia lucha por las libertades civiles y votando en contra de toda iniciativa a favor de los derechos LBGTTTI en Colima.

Con la publicación en El periódico El Estado de Colima los matrimonios igualitarios sin que nadie se oponga, del papel transitarán a la vida cotidiana de los colimenses.

Hoy las parejas homoparentales en la entidad tendrán que salir y dar la cara para que la sociedad vea que no son tan diferentes a cualquier familia y desde la diferencia construyamos una mejor sociedad por el respeto a todos sus integrantes.

——————-

Marco Antonio Pérez Gaspar/NotiCASS

Comentarios