Una iglesia de puertas abiertas a la diversidad sexual y familiar

571

Católicas por el Derecho a Decidir

Consideramos que nuestra Iglesia necesita valorar la sexualidad como una dimensión humana abierta en sus posibilidades y expresiones a la heterosexualidad y la homosexualidad. En encuestas que hemos realizado es notorio cómo ha ido avanzando la opinión de la feligresía católica. Por ejemplo, en 2003 más de la mitad (65%) estaba de acuerdo en que las lesbianas y los homosexuales expresaran su orientación sexual en forma abierta,¹ y en 2014 la mayoría (87%) coincidía en que los homosexuales y las lesbianas deben tener los mismos derechos que todas las personas.²

La muy conocida afirmación del Papa “¿Y quién soy yo para juzgar a los gays?”, sin duda expresa un cambio de actitud coincidente con el pensamiento de la población católica más abierta. A la mayoría de las personas encuestadas y a nosotras nos gustaría que este cambio se plasmara en reformas en la normatividad eclesiástica, adversa totalmente a las relaciones sexuales en parejas del mismo sexo, a sus uniones y a su derecho a adoptar, y que se tradujera en una disminución de la discriminación hacia los homosexuales en la Iglesia y de la presión eclesiástica contra normas educativas y leyes favorables a este sector social.

Sin duda, el papa Francisco está favoreciendo una Iglesia de puertas abiertas que se guíe por el Evangelio y sea más misericordiosa, lo que podría llevar a una actitud más comprensiva hacia la comunidad homosexual. Por este camino van las opiniones del obispo Raúl Vera, al señalar que “La Iglesia tiene que acercarse a ellos no con condenas, sino con diálogo. No podemos anular toda la riqueza de una persona solamente por su preferencia sexual. Eso es enfermizo, eso es no tener corazón, es no tener sentido común”.³

Desde este espíritu de inclusión manifestado por el Papa y por don Raúl Vera, estamos invitadas e invitados todos los fieles a ser conscientes de que la Iglesia se encuentra en medio de la pluralidad y que no puede seguir imponiéndose una moral ajena a la igualdad, la libertad, la justicia y la misericordia.

Finalmente, nos gustaría que los obispos mexicanos se acercaran a las posturas más avanzadas del Papa y de algunos obispos y cardenales de diversos países porque, como ha afirmado Francisco, necesitamos reconocer la diversidad y la libertad que debería existir en el seno de la Iglesia: “La unidad no es uniformidad, no es hacer todo juntos obligatoriamente… ni tampoco perder la identidad […] Es saber escuchar, aceptar las diferencias, tener la libertad de pensar de forma diversa y manifestarlo. Con todo el respeto por el otro, que es mi hermano. ¡No tengáis miedo de las diferencias!”. ⁴

—————————————–

¹ “Primera Encuesta de Opinión Católica, 2003”. Disponible en: http://catolicasmexico.org/ns/wp-content/uploads/2014/10/otras4.pdf

² Véase “Encuesta Nacional de Opinión Católica 2014”. Disponible en: http://encuesta.catolicasmexico.org/es/

³ “Los que dicen que el homosexual es un enfermo son los que están enfermos: obispo mexicano”, 14 de julio de 2014. Disponible en: www.sdpnoticias.com/gay/2014/07/14/los-que-dicen-que-el-homosexual-es-un-enfermo-son-los-que-estan-enfermos-obispo-mexicano

⁴ “El Papa a la Fraternidad Católica de las Comunidades y Asociaciones Carismáticas de Alianza: ‘Buscad la unidad sin temer la diversidad’”, 31 de octubre de 2014. Disponible en: www.news.va/es/news/el-papa-a-la-fraternidad-catolica-de-las-comunidad

Comentarios