Carta dirigida a autoridades de la Federación de Estudiantes Colimenses

797

Resulta obvio cuestionar las contradicciones categóricas en las que en estos momentos de agitación social y política han caído las autoridades de la institución que ustedes representan.

Por tales motivos, es necesario hacer ciertas precisiones respecto al tema del descuento al transporte público que se realiza con la credencial que emiten como un instrumento idóneo para acreditar la militancia a la institución o, dicho en otras palabras, como un instrumento de control del conglomerado estudiantil efectivo, es decir de educación secundaria en adelante.

Cabe aclarar que dicho ejercicio es un método que desesperada e inútilmente trata de dar un aspecto legítimo a una acción bastarda y arbitraria; motivada por intereses mezquinos, los cuales, nada tienen que ver con las necesidades de nuestra situación económica.

Tales hechos, demuestran de forma concreta dos visiones distintas presentes en nuestra comunidad; por un lado, la miseria de un grupúsculo que se sienten los dueños de la institución y que a toda costa pretenden seguir manteniendo el statu quo y por otra parte, la expresión valiente y consciente de jóvenes que sea cual sea su postura política apuestan por una universalidad y apertura económica para los sectores estudiantiles más vulnerables, por lo que apelando a su libertad de expresión —como lo señalara el Dr. Jorge Carpizo— actúan con responsabilidad personal y sentido ético, y no con el avasallamiento de los derechos humanos de otros, cosa que ustedes como institución han hecho, pues solo basta recordarle al secretario general Joel Nino que sí han actuado de manera unilateral, ya que se asignaron la prebenda del descuento público mediante una credencial que ahora dicen defenderán de manera tajante.

También es sensato recordarle que como secretario general de manera pronta y cumpliendo con su compromiso ante la institución debe solicitar la renuncia al cargo de presidente de la FEC a quien es ahora diputado local Héctor Magaña, por tratarse de un agente político externo. Respetando la palabra expresada en las declaraciones que dio el día de ayer en la rueda de prensa que convocó para tratar este asunto.

Al igual le digo públicamente, que si usted desea genuinamente propiciar un ambiente basado en un apego irrestricto a la institución, tiene ante sí la obligación de cumplir con las ofertas de diálogo y reforma que son acordes a la comunidad estudiantil, mande pues una señal inequívoca de que su propuesta de gestión es en verdad seria y no un discurso barato que dé pie a la especulación.

Y por último, debería de iniciar dando un detallado y minucioso informe a sus 18 mil afiliados del destino de 1 millón 80 mil pesos que por concepto de venta de credenciales obtienen.

Finalmente, le recuerdo que el libre pensamiento no es compatible con los hombres viciados, mucho menos con los que se han acostumbrado a hacer voluntad como moros sin señor.

*Lic. en Administración Pública y Ciencia Política, Universidad de Colima.

Comentarios