Ignacio Peralta enfrenta un reto histórico

519

Ignacio Peralta Sánchez tendrá un reto mayúsculo, como no la ha tenido un gobernador en la historia de Colima. No sólo se enfrenta a una dura situación económica y a una precarización de los niveles de seguridad en el estado, sino que también encontrará un poder legislativo adverso y hasta hostil.

Quien será el nuevo gobernador de Colima debe demostrar, en los hechos, lo que en el discurso la mayoría de los votantes identificamos: que es una persona responsable, de consensos, seria, inteligente y que tomará las medidas más acertadas para darle rumbo y certidumbre al estado. En eso confiamos.

El gobierno de Ramón Pérez Díaz ha logrado, en este corto periodo, estabilizar la situación del gobierno: los pagos a trabajadores se regularizaron y se solventó en una gran parte el adeudo con trabajadores de la educación y adultos mayores pensionados, además de remozar las finanzas estatales.

Estas acciones demuestran que no se puede generalizar ni estereotipar en política: el desempeño de un político, bueno o malo, rojo o azul, no define a una clase política o a un instituto partidista. La elección extraordinaria demuestra esto y por eso Ignacio Peralta ganó con más de 10 mil votos, cantidad 20 veces mayor que la obtenida en el proceso electoral ordinario.

¿Qué sigue? Todo. Hay muchas expectativas en Ignacio Peralta. Esperemos que logre llevar a Colima a los niveles de seguridad en los que antes vivíamos y que con acciones responsables gobierne para todos.

Dos puntos

A partir de este momento vamos a ver un reacomodo de las estructuras del PAN: la diputada Marta Sosa y la alcaldesa Gabriela Benavides buscarán el control del partido azul, en ausencia del senador Preciado, quien poco a poco se difuminará del escenario político local.

Por su parte, Leoncio Morán buscará fortalecer la estructura de movimiento ciudadano y operará desde el congreso con la única diputada que tiene, la cual ya no va estar tan cercana con la bancada panista, sino que se avendrá a lo que diga la dirigencia estatal de su partido.

En relación al PRI, me comentan, hubo purga de militantes que traicionaron a Ignacio Peralta en el proceso ordinario. Uno de los casos fue el presidente de ese partido en el municipio de Tecomán, quien, vale la pena destacar, era primo del ex gobernador Mario Anguiano. Y al parecer vienen más.

Comentarios