El PAN de hoy

479

El PAN de hoy, el más fuerte en términos político-electorales al contar con 13 diputados y gobernar en siete de diez municipios, está enajenado y enfermo por las mentiras de Jorge Luis Preciado.

Los panistas se traicionaron a sí mismos al no permitir la inscripción del diputado Riult Rivera Gutiérrez. Al borrarlo de la lista de precandidatos, convirtieron ese proceso en una simulación, en la justificación para que el senador realizara actos adelantados de campaña.

Su enajenamiento por el senador los obliga hacer actos reprobables que antes censuraban. Como ejemplo está el mismo presidente del PAN estatal, Jesús Fuentes Martínez. El dirigente panista está en riesgo de pisar la cárcel, ya que la Fepade determinó que sí existen elementos para ejercer acción penal en su contra.

Y es que por beneficiar a Jorge Luis, al presidente del panismo estatal no le tembló la mano firmar y presentar pruebas alteradas para engañar a los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con el cuento de que en la pasada contienda electoral votaron los muertos, ente otras historias que inventaron para anular la elección.

Estas mentiras –porque no se les puede decir de otra forma– las sigue divulgando el senador como verdades incontrovertibles y sus seguidores las repiten como si fueran salmos. Por eso digo que el panismo de hoy, el más fuerte en su historia política, está enfermo de mentiras y a un paso de la locura.

Dos puntos:

¿Los panistas condenarán el actuar de su dirigente estatal, en un acto de congruencia con sus principios ideológicos, o también le harán una estatua como a Rigoberto Salazar?

Comentarios