Fernando Moreno, testigo clave en su atentado

1359

Bitácora reporteril

Al sobrevivir a una balacera que le causó heridas múltiples –la de mayor gravedad fue en la yugular–, el ex gobernador Fernando Moreno Peña se convierte en testigo clave de su atentado, tanto porque abre la posibilidad de identificar a sus agresores como abrir nuevos canales de investigación.

Para quienes lo conocen, es común ver al ex mandatario en centros comerciales, restaurantes y eventos públicos sin escolta. Tampoco utiliza chofer, por lo que se le podía ver trasladándose en las avenidas, solo, en su flamante BMW.

El atentado contra su vida, en ese sentido, estuvo estratégicamente planificado: los perpetradores sabían la rutina del ex mandatario, sus circunstancias en materia de seguridad, así como sus hábitos y costumbres. Sin embargo, fallaron en su objetivo de asesinarle.

Le salvó la vida la atención oportuna de las personas que se encontraban con él y que le ayudaron al ex gobernador a detener la hemorragia, ya que siempre se mantuvo lúcido y consciente de lo que le ocurría.

Dos puntos:

Fernando Moreno sobrevivió a seis impactos de bala a quemarropa. Testigos le escucharon decir “Ay, Dios”, antes de que fuera herido. Afortunadamente no serán sus últimas palabras.

Comentarios