¿Cómo vamos Colima?: política parasitaria

1016

La semana pasada, la organización Cómo Vamos Colima tuvo un destello de re aparición, pues así como los partidos políticos, se lució en protagonismo durante el último tramo de las elecciones para después desaparecer de la escena pública.

Un día sí, y otro no, Cómo Vamos Colima ha servido como una vitrina para que un grupo de empresarios expongan sus inquietudes y opiniones en relación al funcionamiento del gobierno en Colima. Lo mismo que hace un partido político, pero sin someterse al escrutinio púbLico de los primeros.

Quizás a muchos nos despertó cierto entusiasmo la aparición de una organización que prometía ser un observatorio y contrapeso civil para reparar las ineficiencias del poder político colimense, pues mientras se trate de disolver el monopolio político casi cualquier iniciativa debe ser bienvenida.

Lamentablemente, Cómo Vamos Colima ha resultado ser una copia de pésima calidad de sus homólogos a nivel nacional y estatal que han tenido impulso propio. Cómo Vamos Colima está lejos de ser una agrupación ciudadana, y más lejos aún de ser un observatorio eficiente.

¿Cuál es el diagnóstico preciso y objetivo que nos ofrece Cómo Vamos Colima sobre la realidad colimense?

La organización “México, ¿Cómo vamos?”, ofrece periódicamente indicadores de crecimiento económico, generación de empleos, inversión y competencia, entre otros. Esta organización establece un semáforo económico y de acuerdo a sus definiciones, mide la calidad del contexto nacional y estatal para el crecimiento y desarrollo económico. Por cierto, México Cómo Vamos está respaldado por un grupo de expertos y un tejido de organizaciones civiles en dónde construye una visión más amplia del desarrollo nacional.

La agrupación Jalisco Cómo Vamos se concentra en lo que define como calidad de vida, y sistematiza (a través de recopilación de estadísticas y levantamiento de encuestas) más de 200 indicadores que ayudan a definir las condiciones en las que esta calidad puede alcanzarse o no en su entidad.

Pero Cómo Vamos Colima, en lugar de trabajar para generar indicadores, se ha dedicado a hacer lobby y presión politica con grandes foros, como lo han sido sus tres únicos actos públicos, uno en el centro de la ciudad y otros en foros de la Universidad de Colima. Cómo Vamos Colima hace política parasitaria, no ha producido nada.

¿A qué se dedica esta organización? Esta pregunta es crucial porque está resultando una plataforma engañabobos, y los más grave de todo es que están haciendo bailar a los actores políticos al son que les tocan. La élite colimense ha sufrido una ruptura y Cómo Vamos Colima es un intento de reagrupamiento de una de sus facciones. Así de simple.

 

Comentarios