Colectivo zapatista se solidariza con lucha magisterial colimense

531

El colectivo Lo de Menos, adherido a La Sexta Declaración de la Selva Lacandona, manifestó su solidaridad con el movimiento magisterial colimense en contra de la reforma educativa y deseo de sumarse a sus movilizaciones.

A través de un comunicado, el colectivo de cultura alternativa consideró que la reforma educativa no está orientada a optimizar conocimiento, aptitudes y destreza de los alumnos. Tampoco a dotar de herramientas para nuevos métodos, técnicas y teorías pedagógicas, ni mejorar la infraestructura y equipo de los planteles.

“Una ‘reforma educativa’ que no contempla la cobertura universal desde el nivel básico hasta el nivel superior, ni plantea una alternativa de solución al tema de los ‘rechazados”’ es una simulación con otros fines”, sentenció el colectivo.

En ese sentido, consideraron que la reforma educativa es una medida lesiva a los derechos laborales de los maestros y “punta de lanza de la privatización de la educación pública”.

“La defensa de sus derechos laborales están en sus propias manos, pero no sólo. La participación informada de padres y madres de familia de sus alumnos y alumnas puede ser pieza clave para su lucha. Los medios de comunicación serviles al poder tratarán de ponerles en su contra: no dicen cuántos maestros marchan, dicen cuántos niñ@s ‘perdieron’ clases”, añadieron.

Por tal razón, anunciaron su deseo se sumarse a sus acciones de protesta.

“Será un honor caminar junt@s en la defensa de sus derechos laborales y de la educación pública-gratuita-laica y científica”, puntualizaron.

 

A continuación el comunicado completo:

Al Pueblo de Colima.
A Maestros y Maestras del Movimiento de Lucha Magisterial Colimense “Somos mucho más que dos”.
A Madres y Padres de Escolares.

Por medio de la presente reflexión nuestro colectivo de cultura alternativa “Lo de Menos”, adherentes a La Sexta Declaración de la Selva Lacandona” deseamos expresar nuestro respeto a su digna lucha en favor de sus derechos laborales conquistados mediante muchas décadas de arduo trabajo educativo para el pueblo de Colima; y, contra la reforma laboral (neoliberal) del sector educativo.

Desde hace más de dos años cuando la clase política mediante el “pacto por México” no sólo aprobó “la contra-reforma educativa”, completaron el despojo con todo el paquete de contra-reformas estructurales; por lo cual muchos maestros y maestras de otros estados de la república se han movilizado en su rechazo por considerarla lesiva a sus derechos laborales y punta de lanza de la privatización de la educación pública. Como Colectivo suponemos, que muchos maestros y maestras de diferentes estados creían que eso era una exageración y confiaban en la fuerza y la lealtad de sus dirigentes sindicales para con sus bases, como para permitir acciones en su perjuicio. Es ahora cuando la “suprema corte de justicia” dictamina que quien repruebe la evaluación deberá ponerse a disposición de las autoridades educativas, que muchas y muchos de est@s docentes, se han percatado que sus dirigentes se encuentran sometidos al poder, y la defensa de sus derechos está en sus propias manos.

La mal llamada “Reforma Educativa” no está orientada a optimizar conocimientos, aptitudes y destrezas en beneficio de niños y niñas en las escuelas. Tampoco se orienta a dotar a la niñez de herramientas y materiales educativos o a la docencia para enseñarles nuevos métodos, técnicas y teorías pedagógicas. Mucho menos se dirige a aportar a los planteles la infraestructura, equipo y material logístico para facilitar y enriquecer el proceso educativo. Incluso se pretende que sean los padres y madres de familia de las y los educandos quienes absorban los gastos de luz, agua, papelería y materiales de limpieza. Una “reforma educativa” que no contempla la cobertura universal desde el nivel básico hasta el nivel superior, ni plantea una alternativa de solución al tema de los “rechazados” es una simulación con otros fines.

Cuenta el video “La Educación Prohibida” (disponible en internet) que los sistemas de educación pública moderna occidental en el mundo se iniciaron en Prusia, después de la revolución francesa, cuando los nobles se dieron cuenta que el pueblo no educado y hambriento podía ser muy peligroso… para la nobleza. En el sistema educativo mexicano, y no sólo en el mexicano, la única materia constante desde el preescolar hasta el doctorado es: Obedecer a la autoridad, aunque no tenga la razón. Si se reprueba esa materia, entran al relevo los cuerpos de seguridad y el sistema penitenciario.

La sumisión y obediencia ciega a la autoridad es la piedra angular para comprender el sistema político mexicano, no como debería ser, sino como es. Sólo así se puede comprender que en las más altas esferas del poder político se comprueben actos de corrupción y no pase nada. Sólo así se puede explicar un liderazgo como el de Elba Esther (actualmente en el sistema penitenciario en un curso intensivo de obediencia) o que uno de los responsables de la matanza de Acteal sea Secretario de Educación y que alguien que ignora la geografía (estados y capitales) de nuestro país sea Presidente de la República.

Maestros y maestras, como reflexionábamos anteriormente, la defensa de sus derechos laborales están en sus propias manos, pero no sólo. La participación informada de padres y madres de familia de sus alumnos y alumnas puede ser pieza clave para su lucha. Los medios de comunicación serviles al poder tratarán de ponerles en su contra: no dicen cuántos maestros marchan, dicen cuántos niñ@s “perdieron” clases; así, si marchan miles dirán que son cientos y si son cientos les dirán “unos cuantos”. Además, al margen de lo tendenciosa y manipulable que puede ser el resultado de una evaluación desde el poder, para los medios de comunicación, la prueba de que maestros y maestras son ignorantes e ineficientes es que no se quieren evaluar.

El abuso del poder que viene de arriba se manifiesta en todos los niveles, en el acoso escolar (bullying) entre alumnos y alumnas, el autoritarismo entre docentes y estudiantes, entre directivos y docentes, entre autoridades y subalternos, entre gobernantes y gobernados, entre países poderosos y subdesarrollados, entre organismos financieros mundiales y naciones. Algo tiene que cambiar en el mundo y el instrumento del cambio puede ser la educación. La educación es el cambio en la actitud y la conducta con base en el conocimiento.

Nuestro colectivo “Lo de Menos” manifiesta su solidaridad y respeto a su legitima lucha y les recordamos que no están solos ni solas, y que además no es la única lucha ni está aislada. Cientos, quizá miles de organizaciones campesinas, obreras, populares, indígenas y mestizas, a lo largo y ancho del país están resistiendo y luchando contra la imposición del poder que viene de arriba. Contra el despojo de nuestros recursos, que pauperiza al pueblo, contra la explotación indiscriminada de tierras, bosques, minerales, agua y viento que arrasa la naturaleza y contamina el medio ambiente; contra la explotación de la fuerza de trabajo, contra el terrorismo de estado que intenta someter a los pueblos por miedo.

Finalmente, les recordamos que a diez meses de su desaparición forzada, nos siguen haciendo falta los 43 maestros rurales en formación, de la escuela Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa. No los olvidamos.

Si ustedes están de acuerdo, nuestro colectivo (que no es grande, pero es nuestro) acompañará sus movilizaciones, será un honor caminar junt@s en la defensa de sus derechos laborales y de la educación pública-gratuita-laica y científica para toda la población y en todos los niveles, para hacer de la solidaridad un compromiso y ejercicio de derecho con sororidad y fraternidad.

Colima, Col., a 25 de julio del 2015

Colectivo de Cultura Alternativa.
“Lo de Menos”
Adherente a “La Sexta Declaración de la Selva Lacandona”

Comentarios