Tiempos de partido y movimiento

466

El movimiento social en el país ha sido golpeado de manera profunda, se trata de la acción más agresiva que se haya suscitado en los últimos años. Desde mi punto de vista uno de los referentes principales, en el ámbito social y geográfico, ha sido golpeado por el gobierno federal, me refiero al movimiento magisterial de Oaxaca, hago énfasis en tal movimiento por la trayectoria de lucha social que ha mostrado a lo largo de casi diez años.

En el ámbito social Oaxaca tiene un referente combativo, no podemos dejar de  lado la insurgencia que tuvo lugar en  el 2006, ante la descomposición del Estado de derecho, los abusos, excesos y corrupción del gobierno ante estas condiciones y un largo proceso de organización y de incidencia de distintos sectores de distintos enfoques políticos, las comunidades eclesiales de base de la teología de la liberación, colectivos zapatistas, la juventud comunista, colectivos anarquistas tienen convergencia en este contexto y la efervescencia, en sí, da como resultado de la conformación del movimiento social, tal vez el referente del movimiento social de la década pasada, claro sin dejar de lado el movimiento de San Salvador Atenco.

Dichos movimientos nacen en el mismo espectro temporal que el movimiento que encabeza Andrés Manuel López Obrador, ese movimiento que tiene que ver con la presidencia legítima, otrora movimiento político, hoy convertido en un partido, el movimiento de regeneración nacional, MORENA, pretendió convertirse en movimiento social que lograra aglutinar las distintas referencias de movimientos.

Los tiempos en que se mueven los partidos políticos y los movimientos sociales son tan distintos que las capacidades son distintas, también son distintos los métodos y las estrategias, mientras de los partidos políticos tienen pautas cada tres o seis años, los movimientos responden en cuento a reacciones y a necesidades de sus fines, a su interlocución, en éste caso a la acciones que vengan desde el gobierno.

La postura de López Obrador respecto al movimiento social ha sido marcada por un  discurso conservador y por la necesidad de marcar los tiempos del movimiento social, pongo como ejemplo una intervención que tuvo lugar en una marcha por la defensa del petróleo, donde los participantes de la marcha conminaban a iniciar un plantón y demás acciones, López Obrador dijo tajante que ellos, los participantes de la marcha, no determinarían los tiempos, de ahí más detalles, la negativa de buscar y socializar métodos y formas para entender la realidad, que tal vez serían planteados por el movimiento social.

Ahora bien, el referente de defensa de un modelo de educación pública se encuentra amenazado, se mantiene bajo sitio el estado de Oaxaca, las instituciones del movimiento magisterial han sido golpeadas bajo pretexto de la mejora de la calidad educativa cayendo en la provocación permitida por el gobernador Gabino Cue, que sobra mencionar, fue apoyado por AMLO, una práctica común que entiende como medida de capitalización de votos.

AMLO ha hecho el llamado a la dirigencia del magisterio oaxaqueño al diálogo y la participación directa desde MORENA para echar abajo la lista de reformas estructurales principalmente las que atañen e incumben al magisterio, eso sí, en los tiempos y formas que le corresponden al partido.

Ante la respuesta de la CNTE hacia Andrés Manuel López Obrador, habría que dar seguimiento a dos cuestiones: la persistencia y la insistencia. La persistencia de las bases del magisterio en continuar con su movimiento pese a sus voceros dirigentes  y la insistencia por parte de AMLO en cooptar al magisterio dentro de la estructura de su partido.

Comentarios