¿A quién beneficia la fuga del Chapo?

1016

Bitácora reporteril

El principal beneficiado de la fuga del Chapo Guzmán es Andrés Manuel López Obrador, que para concretar su proyecto de nación en el 2018, en términos de logística electoral, le apuesta a que le vaya mal, en todas de todas, al gobierno federal.

Y es indudable que la fuga del narcotraficante más buscado del mundo – ¡por segunda ocasión!– representa un golpe durísimo para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, así como para la imagen de México a nivel internacional.

La fuga del capo no sólo evidenció la ineficacia inverecunda del sistema penitenciario mexicano, sino que quedó a la vista oprobiosamente la corrupción que impera en las estructuras del gobierno, tanto horizontal como verticalmente: lo ayudaron custodios del penal, y le pasaron, fuentes de alto nivel, el plano de la prisión.

De nada sirve retirar del cargo al titular de Prevención y Readaptación Social, a la coordinadora de Ceferesos –ésta oriunda de Colima, por cierto– y al director de El Altiplano, así como detener al dueño del predio donde desembocaba el túnel que utilizó el Chapo para fugarse, y llamar a decenas de personas a declarar, si de estas acciones no se desprende un resultado contundente que lleve a la recaptura del Chapo.

Y conforma pasan los días, será más difícil que lo vuelvan aprehender.

Dos puntos:

El presidente Enrique Peña Nieto no manda un mensaje positivo con su gira en Francia. López Obrador lo sabe, y ya lo está capitalizando. Si así continúa la situación y se agregan otros elementos de inestabilidad, será difícil que el PRI retenga la presidencia dentro de tres años. Eso es lo que espera el líder de Morena; sería su escenario ideal para la próxima elección presidencial: un México débil y un gobierno federal desacreditado.

Comentarios