Defiende Policía a violentos de Zacualpan

560

La policía estatal y judicial del Gobierno del Estado, y la municipal a cargo del comisario Enrique Carpio Rincón, complacieron las amenazas y la retención ilegal de tres miembros de la Secretaría de Gobernación y cuatro de la organización ambientalista Bios Iguana ayer en la comunidad de Zacualpan, denunció la propia asociación civil a través de un boletín de prensa.

De acuerdo al relato de la organización, ayer la citada comitiva acudió a la comunidad de Zacualpan a realizar un análisis de riesgo para los defensores de derechos humanos. Al exterior del lugar donde se celebró la reunión transitó la tanqueta de la Policía Estatal acompañada por camionetas de la Policía Ministerial.

“Al salir aproximadamente a las 4:00 (de la tarde) en la entrada de la comunidad nos encontramos que tenían tapada la carreter, que Enrique Carpio, Alicia Aranda, Gregoria Lorenzo y otras cinco mujeres más estaban con piedras y palos queriendo que nos bajáramos de los carros”, indica el boletín.

“En una patrulla federal iban tres miembros de la Secretaría de Gobernación del departamento de Mecanismo de Protección de Defensores de Derechos Humanos y una (integrante) de Bios Iguana, en otro carro (iban) tres miembros de Bios Iguana, una abogada del Colectivo de Abogados y un integrante del Consejo Indígena”, detalló.

“El lugar estaba lleno de policía estatal, ministerial que no hacían nada por abrir el paso, muy por el contrario exigían que nos identificáramos y un comandante del estatal se acercó y dijo ‘si no se identifican de aquí no salen’, aún cuando ya se le había dicho que iba personal de la Secretaría de Gobernación.

“Enrique Carpio, comisario municipal de Zacualpan, estaba exigiendo a los policías que bajaran a los de Bios Iguana, especialmente a Esperanza Salazar; si los bajaban dejarían ir a los demás. Los policías por eso exigían que todas y todos nos identificáramos queriendo saber en qué carro estaba Esperanza Salazar.

“Después de 40 minutos de tenernos ahí prácticamente secuestrados, alguien dio la orden de que abrieran paso. En el lugar se encontraban las patrullas estatales 1802, 1295 y 1425, además de municipales y ministeriales”, añadió.

Posteriormente, como un acto de desaprobación a lo recién ocurrido, integrantes del Consejo Indígena por la Defensa del Territorio de Zacualpan se manifestaron en la Junta Municipal de su localidad al considerar que Enrique Carpio en lugar de garantizar seguridad, agrede a su propio pueblo.

“Cuando Enrique Carpio se dio cuenta de lo que estaban haciendo en la Junta Municipal se fue furioso con un fierro hacia allá junto con las mujeres agresoras que juntaron, varillas, piedras y huevos que lanzaron sobre las mujeres que se encontraban en la Junta.

“Hay varias mujeres heridas, entre ellas Juana Teodoro Peña, Juliana Laureano y Martha Laureano y cinco personas más; la policía municipal y estatal presenciaron todo lo sucedido sin hacer nada. Finalmente Enrique Carpio, que además se encontraba en estado de ebriedad, quedó burlándose de la gente sabiéndose impune con todo el apoyo de la policía estatal y municipal”, relataron.

 

 

Comentarios