Impunidad e indolencia ante la violencia de género y feminicida

742

“Violencia, impunidad, asesinato no mas ¡BASTA YA!, por todas las voces silenciadas hablemos fuerte, hablemos todas al mismo tiempo, para que nos escuchen, para que todas permanezcamos visibles”

– Chío Padilla, “Por las mujeres asesinadas de Juárez”

En  América latina y el Caribe, se registran los índices mas altos de violencia contra las mujeres, el feminicidio representa en  nuestro continente la quinta causa de muerte, el 70 % de las mujeres padecen de violencia domestica, y el 30 % reporto que su primera relacion sexual fue forzada.

Se calcula que el 80 % de las agresiones permanecen en silencio, ya que no son denunciadas por temor o por la certeza de que la denuncia no sera tomada en cuenta, una de cada tres mujeres en el mundo recibe malos tratos, según  las estadisticas cada ocho segundos una mujer es victima de violencia física.

Desgraciadamente el Estado de Colima no es la excepción, tan solo en el año pasado, la cifra de feminicidios alcanzó los 14 casos según los datos oficiales, sumando ya 70 casos en la Administración de Anguiano Moreno, resaltando el asesinato de 2 mujeres con arma blanca el 10 de mayo, y justamente diez días después ocurrió otro asesinato de una mujer por asfixia, de quien encontraron su cuerpo cerca del río Colima, en la Capital del Estado.

Por todos los medios posibles y al alcance de quienes si estamos preocupados por la ola de violencia que azota a nuestro Estado, hemos insistido poner en la bandeja de las injusticias del sistema reinante, la violencia de género que viven las mueres. Hay evidencias claras que muestran como Colima es el Estado que ostenta el primer lugar en violencia sexual, tercero en violencia económica, quinto en violencia familiar y séptimo en violencia física, estos son datos contundentes que, dicho sea de paso, no salen de los expedientes de las dependencia responsables para ello, pues es sabido que estas siempre están al servicio del poder, tratando a toda costa de enmascarar y minimizar el impacto social que estos acontecimientos representan.

Los sucesos violentos que a diario están aconteciendo, tales como secuestros, violaciones, desapariciones y asesinatos son, principalmente de mujeres, sin embargo, el Gobernador del Estado Mario Anguiano Moreno, aparece públicamente haciendo declaraciones sumamente simplistas, carentes de sensibilidad y cargadas de ignorancia. Aun conociendo su inclinación hacia los conceptos religiosos y a sabiendas de que los valores se aprenden en casa, es responsabilidad del ejecutivo y las dependencias correspondientes, garantizar la seguridad en todos los habitantes del Estado que el gobierna.

Estos actos tan dolorosos ocurridos recientemente, donde dos mujeres fueron asesinadas a manos de un hombre, no se puede limitar a la simple expresión hecha por el gobernador  de que fue por carencia de valores. Se trata de un acto de cobardía y sabemos que detrás de ello existe un trasfondo, desde donde el poder del patriarcado hace su aparición y se expresa justamente en las actitudes como estas que observamos en el mandatario colimense.

A un gobernante no le corresponde hacer declaraciones de esta índole; le tocaría si, poner más atención en cómo están actuando y respondiendo las instituciones responsables de la seguridad.

Por esta razón hacemos un llamado a la sociedad colimense, para que exijamos que el Gobierno implemente estrategias de seguridad en donde se garantice a las mujeres, adolescentes y niñas, vivir una vida libre de violencia, donde el libre tránsito por nuestro Estado sea motivo de bienestar y no de temor a ser atacadas en donde menos nos lo imaginamos, pues ni en la casa ni en la calle u otros espacios públicos existe la plena garantía de sentirnos plenamente seguras.

———-

* Presidente del CEE de Morena Colima

revolucionpermanente12@gmail.com

 

Comentarios

Powered by Facebook Comments