Rafael Correa, ¿homófobo?

2351

correa

A raíz de unas recientes declaraciones del presidente Correa, no han faltado quienes lo han calificado de homófobo.

Con independencia del derecho a discrepar en torno a las cuestiones que Correa trata durante la perorata que se muestra al final del texto, que admiten diversidad de posiciones y de puntos de vista, no puedo compartir la opinión de quienes encuentran en esas palabras expresión de homofobia.

Rafael Correa es un hombre a quien no parece preocupar demasiado lo políticamente correcto. Dice lo que piensa, y se queda tan tranquilo. Y hasta ahora le ha ido bien con ese planteamiento directo y desenfadado. No cualquiera hubiera sido capaz de plantar cara al Gobierno de Estados Unidos, como Correa lo ha hecho en varias ocasiones ante injerencias estadounidenses en la política ecuatoriana o en la defensa de los intereses nacionales amenazados por el caso Chevron.

Decir lo que uno piensa, sin agredir al otro, nunca debería implicar que, en nombre de supuestos principios inviolables, se descalifique a quien tuvo la osadía de discrepar.

Escuchen las palabras de Correa y extraigan sus propias conclusiones.


Comentarios

Licenciado en Filosofía y Letras con especialidad en Historia por la Universidad de Granada; Doctor en Filosofía y Letras, sección de Historia, por la Universidad de Navarra. Ha sido docente en la Universidad Iberoamericana, en la Universidad Veracruzana, en el Instituto Tecnológico Autónomo de México, en la UNAM, en la Universidad Americana de Acapulco, entre otras. Autor de una docena libros como “Pueblos indígenas y el Estado nacional en México en el siglo XIX”; “Presencia de doctrinas constitucionales extranjeras en el primer liberalismo mexicano”; “La formación de un Estado nacional en México”, entre otros.