Universidad de Colima, un abarrotes donde se negocian favores y apaños: investigador

879

Como un “reducto para amiguetes” y “un abarrotes donde se negocian favores y apaños”, calificó el profesor e investigador Manuel Ferrer Muñoz la opacidad en el proceso de asignación de plazas docentes de tiempo completo en la Universidad de Colima.

“Una comisión evaluadora cometió una gravísima irregularidad, sin que ese craso error haya sido subsanado por las autoridades competentes de la Universidad de Colima, que han optado por el silencio y la inhibición”, externa Ferrer Muñoz en su blog personal ferrermanuel.wordpress.com.

“Ante la indefensión en que me encuentro, por residir fuera de México y no hallarme en condiciones de demandar judicialmente a la Universidad, considero un deber moral dar a conocer un caso tan clamoroso”, agregó.

El pasado 14 de septiembre 2012, el entonces rector interino, Ramón Arturo Cedillo Nakay, emitió la convocatoria para el concurso abierto de once plazas de profesor investigador de tiempo completo. Una de estas plazas correspondía como “Titular A” del Centro Universitario de Investigación Social (CUIS) para participar en el Doctorado en Ciencias Sociales. Según las especificaciones, los requisitos académicos “deseables” para los aspirantes era contar con licenciatura, maestría y doctorado en Historia o de un área afín.

De acuerdo al blog de Ferrer Muñoz, “quien suscribe estas líneas quedó excluido (por) carecer de formación disciplinaria en Historia”. Sin embargo, asegura que “la comisión dictaminadora tenía en su poder un certificado de la Universidad de Granada (España), que dejaba constancia explícita de que mi titulación me habilita académica y profesionalmente para el ejercicio de la enseñanza en la especialidad de Historia”.

Por esta razón, Ferrer Muñoz pide la renuncia del rector de la Universidad de Colima (ahora Eduardo Hernández Nava) “que, por dignidad, debió haber acometido hace ya tiempo”. Considera que esto “es un paso importantísimo hacia la moralización de la vida universitaria, que requiere una poda de los miembros inútiles o enfermos. Y, con todo respeto, el Rector no ha estado a la altura de sus obligaciones”.

Ante esta inconformidad, las autoridades universitarias le han negado respuesta, “se han refugiado en el poco decoroso recurso de esconder y omitir respuesta y una rectificación que son obligadas”.

En consecuencia, ha iniciado una denuncia ante la ANUIES (Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior) por “los escándalos que han acompañado la convocatoria”. Asimismo, pide que le informen sobre más casos similares donde se demuestre “la falta de rigor y arbitrariedad manifiesta de parte de las comisiones evaluadoras”.

Manuel Ferrer Muñoz es Licenciado en Filosofía y Letras con especialidad en Historia por la Universidad de Granada; Doctor en Filosofía y Letras, sección de Historia, por la Universidad de Navarra. Ha sido docente en la Universidad Iberoamericana, en la Universidad Veracruzana, en el Instituto Tecnológico Autónomo de México, en la UNAM, en la Universidad Americana de Acapulco, entre otras. Autor de una docena libros como “Pueblos indígenas y el Estado nacional en México en el siglo XIX”; “Presencia de doctrinas constitucionales extranjeras en el primer liberalismo mexicano”; “La formación de un Estado nacional en México”, entre otros.

 

Comentarios