Don Chuy, un referente de fuerza y trabajo en Morena

342

El pasado 9 de noviembre falleció Jesús Torres, albañil de oficio y luchador social de corazón, fue y seguirá siendo, un referente de fuerza y trabajo en el Movimiento de Regeneración Nacional.  Siempre Joven de  espíritu, nos ha enseñado a ver la vida con alegría, con optimismo, y a creer en el amor, siempre de la mano de su compañera  doña Manuelita.

Don Chuy fue parte activa del partido socialista de los trabajadores en los años setenta, fundador de la colonia Juan José Ríos, defensor activo del petróleo y fortaleza de la lucha contra la imposición de Felipe Calderón como presidente. Jesús es ejemplo de que los ideales de justicia superan espacios y etiquetas, pero sobre todo, barreras generacionales.

Don Chuy y doña Manuelita no faltaron en las brigadas que repartían el periódico Regeneración casa por casa. Nuestro compañero fue un pilar de la construcción de MORENA en Colima, fue de los primeros afiliados y de los primeros en afiliar por todo el municipio de Villa de Álvarez, fundando el comité seccional de su colonia; uno de los pocos que funcionaron regularmente desde su creación y durante la campaña  electoral.

De él aprendimos que si no se logró concretar en las elecciones pasadas un proyecto de transformación nacional, esto solo nos invita a seguir luchando, pues Don Chuy estuvo participando con toda su fuerza en el nuevo proyecto para constituir MORENA como partido político. Su sueño, como el de muchos de  nosotros, es impulsar un cambio social desde el pueblo y a favor de éste.

El dos de noviembre, Don Chuy todavía nos acompañó a conmemorar a nuestros muertos y mantener encendida la llama de la esperanza de lucha en el local de MORENA. Este fue el último acto público donde estuvo presente.

Nuestro compañero terminó sus días como los había vivido: comprometido con las luchas de nuestro pueblo y por defender nuestro país. Hoy tenemos que estampar su memoria en nuestros corazones y saber que su trabajo no ha sido en vano, que gracias a él estamos en pie y trabando, continuando el trabajo con el ejemplo de esfuerzo y alegría que nos deja. Hasta siempre Don Chuy, te seguimos en el camino.

 

 

Comentarios