Directora y FEC amenazan a estudiante por “alborotadora”

591

La directora del Bachillerato #4 de la Universidad de Colima, Emilia Bolio Salazar, junto a miembros de la Federación de Estudiantes Colimenses (FEC) amenazaron a la alumna Karla Nai de expulsarla del plantel o reprobarla en el momento que la directora lo decida. Así lo expresó la Doctora en Educación, Marisa Mesina a través del grupo en Facebook “Otros profesores” de la misma casa de estudios.

El pasado 6 de noviembre, la FEC lanzó la convocatoria para sociedad de alumnos del bachillerato #4 donde la planilla PRO solicitó el registro proponiendo a Karla Nai para la Presidencia. Sin embargo, la “FEC consideró que no puede ser ella (Karla) presidenta de la sociedad de alumnos de su escuela”, expuso la profesora Mesina.

El jueves 8 de noviembre se realizarían las campañas de las dos planillas registradas pero la FEC anunció que negó el registro a ambas por no haber asistido a los cursos de la escuela de cuadros que imparte la propia federación.

Los cursos se programaron para pleno puente de Día de Muertos, sábado 3 y domingo 4 de noviembre en las instalaciones de la FEC desde las 7 de la mañana hasta las 2 de la tarde, y nuevamente, de 4 a 8 de la noche. Acudieron sólo seis estudiantes de los 28 integrantes de ambas planillas.

El mismo jueves, al bachillerato #4 acudieron casi veinte miembros de la federación para hacer el anuncio de cancelación de registro, según nos comentó Rafa, integrante de la planilla PRO. La FEC procedió a realizar a puerta cerrada la elección de un Consejo Estudiantil votado e integrado exclusivamente por los jefes de grupo.

La aspirante a la presidencia fue llamada de la dirección para sostener una reunión con miembros de la FEC y su directora, Emilia Bolio. En el encuentro, le pidieron apagar su teléfono celular y “fue amenazada de todas las formas que una persona puede imaginarse: desde que puede ser corrida de la escuela, por “alborotadora”, hasta que ser reprobado en algún examen si la directora lo decide”, expresó Mesina.

“Le dijeron que atentó contra la FEC (…) aunque dicen tener pruebas, no las muestran”, agregó.

La planilla PRO ha recaudado al menos 700 firmas de los 961 inscritos al plantel, por lo que consideran legítimo e innegable su nombramiento como sociedad de alumnos.

Luis Fernando Mancilla Fuentes fue interrogado por la madre de Karla Nai a quien respondió que nadie le impedía (a su hija) seguir trabajando por los demás, “pero sólo quienes la FEC decide pueden dirigir las sociedades de alumnos”.

Karla Nai es miembro del Movimiento Estudiantil Disidente y consejera universitaria. Participó en el plantón de rectoría en junio y se opuso al proceso de sucesión rectoral donde Eduardo Hernández fue declarado rector electo entre gritos, silbidos y empujones. Las autoridades universitarias habían prometido “no represalias” contra MED y sus miembros tras levantar el plantón el 25 de junio.

 

———————————————-

A continuación el texto original de Marisa Mesina:

Violencia institucional

Karla aspiraba a ser presidenta de la sociedad de alumnos en su escuela. Trabajó duro para ello. Conseguía recursos que utilizaba para comprar insumos para sus compañeros. Junto con sus compañeros, hacía campañas para beneficio del plantel. Nada de eso sirvió . Finalmente, la FEC consideró que no puede ser ella presidenta de la sociedad de alumnos de su escuela.
Los de la FEC le pidieron tener credencial vigente, le pidieron que acudiera a un curso en pleno puente (estuvo en el curso el sábado 3 y domingo 4 de noviembre). No importó. En esta semana, Karla fue llamada a la dirección del su plantel. Ahí, el pleno de la dirigencia de la FEC y la directora, le pidieron que apagara el celular. Su padre quería saber de ella pero no pudo comunicarse hasta que Karla salió de la Dirección. En esa reunión fue amenazada de todas las formas que una persona puede imaginarse: desde que puede ser corrida de la escuela, por “alborotadora”, hasta de ser reprobada en algún examen si la directora lo decide. Le dijeron que atentó contra la FEC y por eso no puede ser presidenta de la sociedad de alumnos de esa escuela y aunque dicen que tienen pruebas, no las muestran. Varios adultos contra una adolescente a la que incomunicaron por el tiempo que estuvo en la dirección. Que nadie lo diga no quiere decir que no pasó. 
La mamá de Karla se encontró a Mancilla en el campus de Tecomán. Ahí le dijo al dirigente de la FEC que como era posible que hubieran hecho todo lo que hicieron en contra de Karla, cuando Karla ha trabajado mucho por la escuela “Nadie se lo impide”, dijo Mancilla: “Puede seguir trabajando por su escuela, pero Karla no será presidenta de la sociedad de alumnos”. Así de fácil. Cualquiera puede trabajar por los demás, pero solo quienes la FEC decide pueden dirigir las sociedades de alumnos. Los estudiantes del bachillerato cuatro no pueden elegir sus representantes, aunque así lo deseen, lo demuestran las firmas recabadas en donde los jóvenes piden tener elecciones. A la FEC no le interesan los estudiantes, les interesa el poder y ejercerlo. Es preocupante y es imperante hacer algo al respecto. Los actuales dirigentes serán, pronto, funcionarios universitarios, pues es costumbre de las administraciones universitarias considerar entre sus más allegados colaboradores a exFEC. Solo basta mirar un poco dentro de la Universidad, no cuesta mucho encontrar ahí a Víctor, Enoc, Adrián, Sergio, Claudia. No van a ocupar espacios cualquiera. Van a dirigir, a mandar. Si el estilo de los actuales dirigentes de la FEC es la imposición y la burla a sus propias reglas ya pueden imaginarse como serán cuando sean funcionarios universitarios. Cuando los directores de las escuelas dejan que los dirgentes de la FEC manden en sus planteles, cuando los directores de se ponen al servicio de estos jóvenes ¿como podemos garantizar una vida institucional propicia para el trabajo creador? La violencia institucional está presente, se ejerce sobre los estudiantes, se ejerce sobre los profesores y seguimos observando todo esto sin siquiera movernos. Parece que hay una extraña enfermedad que ataca a los universitarios. Una especie de parálisis que no nos deja pensar en la posibilidad de mejorar las cosas que nos rodean. Tal vez es esto lo que nos merecemos.

Disponible en: http://www.facebook.com/groups/220736871355099/permalink/351680854927366/

 

Comentarios