El diputado frustrado…

547

Mancilla carga porra; confirma que aspira a diputado

El presidente usurpador de la Federación de Estudiantes Colimenses, Luis Fernando Mancilla Fuentes, confirmó su aspiración a la diputación del distrito VII de Villa de Álvarez. Así mismo, ha dejado en evidencia que ya cuenta con porra propia que lo acompaña a los eventos públicos para ser ovacionado.
CONFIRMA QUE ASPIRA AL DISTRITO VII
Desde febrero 2011, Perriodismo hizo público el deseo de Fernando Mancilla de ser diputado. Así mismo,  evidenciamos su plan de trabajo en la zona norte de Villa de Álvarez y dejamos en claro que buscaría una ampliación en su periodo de mandato por hasta 18 meses, la cual se debía a fines político-personales y para nada estudiantiles. Este hecho lo mantuvo oculto hasta mayo, cuando de manera sorpresiva, convocó a un Congreso Extraordinario lleno de irregularidades en el que de manera antidemocrática dice haber conseguido aprobación de su prórroga.
El anuncio de Fernando Mancilla tiene varias interpretaciones: 
La primera: una vez más le da la razón a Perriodismo a pesar que él mismo y sus secuaces nos han tachado de “mentirosos, difamadores, calumniadores”.
Segunda: el motivo de su prórroga era –como lo mencionamos hace un año- para mantener su imagen vigente y utilizar los recursos de la FEC y sus 50mil afiliados para su precampaña política. Recursos de los cuales no da transparencia alguna, y de los que evidentemente está desviando a familias de Villa de Álvarez y no al gremio que dice representar.
Tercera; a pesar de que lo negó muchas veces, sus visitas a las casas del distrito VII no son para nada estudiantiles sino buscando el voto entregando despensas que sale del bolsillo de los estudiantes. Lo anterior, sólo puede ser cierto si pensamos que los recursos son ‘legales’, es decir, que todo lo gastado en su precampaña proviene de las arcas de la FEC. ¿Pero a poco los 20mil pesos mensuales de su presupuesto total alcanzan para todo esto? ¿Los 20mil pesos mensuales justifican luz, agua, renta, el edifico de Manzanillo, papelería, transportes, el sueldo de Fernando y sus secuaces, el recién inaugurado ‘mini-muro de la unidad’ (mediocre, por cierto), despensas, botellas que entregó en Navidad, impresión de sus mega-lonas, etc.? Exacto. Algo sucio está ahí. ¿O a caso la Universidad de Colima le pasa dinero por debajo del agua? Y esto puede contestarse fácilmente tan sólo al ver la complicidad cínica Aguayo-Mancilla.
Cuarto; como siempre, mintió cuando de manera ridícula dijo no saber qué es el distrito VII, y ahora muy orgulloso dice que es el distrito “al que pertenezco”. Fiel a sus incongruencias y mentiras, el señor Mancilla ahora conoce de pies a cabeza lo que es el distrito VII electoral. No por nada desde hace años renta una casa precisamente en esa zona del municipio, la cual se ha utilizado como casa de campaña del dirigente espurio.
La total falta de transparencia en el manejo de recursos, el autoritarismo, el manejo sucio de la Federación de Estudiantes Colimenses, el cinismo, la falsedad (entre muchas otras cosas), es lo que ha caracterizado el mandato de Fernando Mancilla. 
Parece que aún no le queda claro lo que sus propios compañeros de partido le han señalado, ni si quiera, lo que el escritor Rogelio Guedea redactó hace unos días: gente como Mancilla es lo que el país menos necesita, su carrera política está terminada. Que alguien se lo diga porque parece que no se ha dado cuenta.

LA ‘PORRANCILLA’
Parece ser que el dirigente espurio de la FEC, Fernando Mancilla, finalmente se dio cuenta que su popularidad es tan baja que ha tenido que recurrir a cargar con su propia porra para todos lados.
El pasado jueves 9 de febrero, se realizó la entrega de la medalla “Lázaro Cardenas” al rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, en el Teatro Universitario. 
Al evento asistieron el rector ausente de la Universidad de Colima, Miguel Aguayo; el gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno; el encargado de despechado de la UdeC, Arturo Nakay; así como el también dirigente de la CONEM, Fernando Mancilla, entre varias otras personalidades.
Un consejero universitario que asistió al evento nos comentó que Fernando Mancilla llevó, “como de costumbre, acarreo de alumnos del bachillerato” para que le aplaudieran en caso de ser abucheado. 
Agregó que “los sentó en la parte alta del teatro para que le aplaudieran si era abucheado”.
Fernando Mancilla tiene en claro que sus únicos defensores son gente relacionada a la FEC -a quienes les ha dado puestos dentro de ese organismo y/o en las sociedades de alumnos de las escuelas universitarias. De ahí en fuera, la opinión general suele ser negativa. Tan sólo bastaría ver los comentarios en las redes sociales de gente –incluso, que no son estudiantes- al señalarlo como el “presidente que los estudiantes no quieren”. 

Comentarios

Powered by Facebook Comments