Los rectorables…

905

Inicia carrera por la rectoría de la UdeC

Hace tres semanas, Semanario Avanzada publicó como nota principal “Sucesión rectoral: tan cerca, tan lejos”, en ella escribe la situación actual de la Universidad de Colima (UdeC) en torno a los posibles aspirantes al nuevo periodo de rectoría que inicia en febrero 2013 y culminaría en 2017.
En ella publicaron que los cuatro nombres que más suenan y que tienen mayor posibilidad de competir para ser rector son: Leonardo Gutiérrez (líder del SUTUC); Juan Carlos Yáñez (Coordinador general de Docencia); José Eduardo Hernández (Coordinador General de Area Administrativa y Financiera); y Carlos Enrique Tene Pérez (Director Facultad de Medicina).
Aunque días después el actual rector, Miguel Angel Aguayo, dijo que cualquiera de los cientos de trabajadores universitarios podría aspirar a la rectoría, lo que parece una burla, pues lo que menos tiene la Universidad de Colima es democracia.
El primer probable candidato, Leonardo Gutiérrez, es además regidor del ayuntamiento de Colima y también es apoyado por el gobernador de Colima (Mario Anguiano) quien lo hizo público poco tiempo después de haber sido publicada la nota en Avanzada. Es decir, un priísta más como probable rector.
En la misma nota se señala que el Consejo Universitario sería determinante para saber quienes juegan y quién tiene más posibilidades de “ganar”. Por lo tanto, cuando esté definido el Consejo que votará por el siguiente rector, comenzará la “reclutación” de consejeros hacia cierto candidato.
Dentro del Consejo Universitario, los que tienen mayor peso son los profesores y trabajadores pues son quienes tienen un mayor conocimiento de los problemas internos de la Universidad de Colima, como el misterioso adeudo al Fondo de Pensiones, además de que los estudiantes suelen desconocer la trayectoria y antecedentes de cualquiera de los candidatos. Por lo que la decisión suele tomarse con los de “arriba”, aunque por otro lado cualquier aspirante podría convencer a un grupo de estudiantes (¿aliados FEC?) para cargarle más peso a su balanza.
Se señala que durante el camino a la votación, cada candidato va declinando hasta que queda uno solo, por lo que la votación se vuelve innecesaria y, el único candidato se convierte en rector automático. Casualmente resulta que los ex-candidatos reciben puestos de alto nivel en la Universidad con el nuevo rector. (¿Democracia mexicana?)
Para elegir al rector, se envían al gobernador una lista de 10 posibles candidatos, él elige a cinco. Otro candidato lo elige el Sindicato (SUTUC) y uno más los ESTUDIANTES (¡ja!)
En total serían 7 los candidatos. Sin embargo, no queda claro cuáles son las características, cualidad, méritos, y criterios que se toman en cuenta para elegir a los candidatos y mucho menos al rector.
Haciendo referencia a la nota, los entrevistados opinan que si el rector puede transmitir en vivo el Sorteo Loro y el Informe Anual de Labores, debería de hacer lo mismo con la votación del rector para hacerla totalmente transparente, que es lo que le falta a la Casa de Estudios.
Para concluir, señalan que hay un secreto a voces que dice que “Ley orgánica es obsoleta, autoritaria, antidemocrática” pues se presta a diferentes interpretaciones (algo que aquí ya lo habíamos descrito) en cuanto a la elección de un nuevo rector. Y que este el momento para que Miguel Aguayo demuestre un proceso limpio, democrático e incluyente en la Universidad de Colima y en la elección del nuevo rector.

Comentarios

Powered by Facebook Comments