La Boquita, la deuda, las vacunas, Chivis y Mario…

482

A partir del cambio de gobierno en el estado de Colima, como era de esperarse muchas son las interrogativas de lo que se hizo en la administración pasada y lo que se está haciendo en la actual. Y esque, el gobernador actual (la besucona) trata de esconder las atrocidades que dejó su antecesor Silverio Cavazos Ceballos (“Chivis”).

Primero, el caso de la zona turística manzanillense “La Boquita”, que fue vendida en el sexenio (de cuatro años) pasado a un costo de 4.5 millones de pesos por las 55 hectáreas a Puerto Santigo Manzanillo S. de R.L. en la cual además del costo relativamente bajo, también será víctima de la destrucción ambiental y ecológica. Con el megaproyecto turístico de esta zona, se intentará darle mayor visita turística a esta parte del municipio de Manzanillo aunque la Secretaría de Turismo aún no ha dado el resultado del informe del impacto ambiental por lo que se tiene detenida la obra de construcción. Por un lado, Mario aún no ha querido aclarar, concretar ni cerrar el caso, por el otro ambientalistas y algunos ciudadanos se oponen al megaproyecto.

Segundo, la deuda que dejó Chivis en tan sólo cuatro años de gobierno asciente a más de 990 millones de pesos. La deuda pública estatal hasta el 30 de septiembre de 2009 es de $822 millones 44 mil 501 pesos mientras que la deuda indirecta (IVECOL, CIAPACOV) es de $171 millones 181 mil 385 pesos. Lo que sumado da un resultado de $993 millones 225 mil 886 pesos. Eso es tan sólo la disque deuda “pública” de la que se especula una gran parte fue para gastos personales de ex-mandario colimense. Y ahora, el actual Secretario de Finanzas tendrá que justificar los casi mil millones de pesos que Silverio dejó de deuda personal a Colima, luego de que el anterior secretario tuvo que renunciar a los tres días de ser nombrado por Mario Anguiano por no querer maquillar esas cifras. La besucona anunció que la “transparencia” se hará pública en los primeros días de enero.

Por último, las cientos de dosis contra la influenza A H1N1 que se echaron a perder. Mario Anguiano despidió a tres funcionarios de la Secretaría de Salud por no haber recogido las 2mil 670 dosis contra la influenza misma que por haber estado expuestas a temperaturas altas pasaron a ser inservibles. La Secretaría de Salud Federal anunció el repuesto de las vacunas, sin embargo el gasto tendrá que ser pagado por el gobierno estatal. El costo total por este descuido es de 243mil pesos. Un gasto más del presupuesto apretado de 2010 para Colima.

Comentarios

Powered by Facebook Comments