Avalan diputados de Colima deuda de $740 mdp tras zafarrancho

616

 

En medio de una cuestionada sesión, el Congreso de Colima aprobó que el Gobernador Ignacio Peralta Sánchez pueda contratar una nueva deuda de largo plazo hasta por 740 millones de pesos.

Desde la noche del lunes, los accesos al Palacio Legislativo fueron bloqueados por morenistas y ciudadanos en rechazo al nuevo crédito solicitado por el Mandatario priista.

Con esta manifestación se pretendía evitar la realización de la sesión convocada a las 11:00 horas del martes en la que se tenía prevista la discusión y votación del dictamen que avalaba el endeudamiento.

Sin embargo, ante la imposibilidad de sesionar en este recinto legislativo, el presidente de la Mesa Directiva del Congreso, Guillermo Toscano -quien esa misma mañana renunció a la bancada de Morena y se declaró diputado independiente-, convocó a celebrar la sesión de manera virtual a las 15:30 horas del martes.

Esta convocatoria fue calificada como ilegal por parte del coordinador parlamentario de Morena, Vladimir Parra.

En la sesión virtual -que se realizó con la asistencia de 15 de los 25 diputados que integran la Legislatura- se avaló convocar inmediatamente a una sesión presencial en una sede alterna.

El lugar designado fue el auditorio de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) ubicado en la colonia Santa Bárbara, al norte de la capital colimense.

A ese lugar acudieron alrededor de las 18:00 horas cinco diputados opositores a la deuda: Ana Karen Hernández, Claudia Aguirre, Araceli García, Livier Rodríguez y Vladimir Parra, así como un grupo de manifestantes.

El perímetro del inmueble estaba resguardado por elementos de la Policía Estatal con equipo antimotín, quienes únicamente permitían el acceso a los legisladores.

Esto fue reprochado por el diputado Parra, quien intentó mantener abierta al público la puerta de acceso al inmueble, lo que desató un altercado entre los policías estatales, legisladores y manifestantes.

Vladimir Parra afirmó que derivado de estas agresiones resultaron con lesiones las diputadas Araceli García, Ana Karen Hernández, Livier Rodríguez y él.

Tras este altercado, al interior del inmueble la sesión se desarrolló con la presencia de los mismos 15 diputados que sesionaron virtualmente; estos legisladores avalaron por unanimidad la nueva deuda.

La contratación de crédito debe ser autorizada por el voto de al menos las dos terceras partes de los diputados presentes en la sesión respectiva, según la Ley de Deuda Pública del Estado.

Los diputados que votaron a favor del crédito son los morenistas Julio Anguiano y María Isabel Martínez (suplente de la legisladora asesinada Anel Bueno).

También votaron a favor los legisladores sin partido Guillermo Toscano y Lizeth Anaya, así como Remedios Olivera, de Movimiento Ciudadano (MC).

También los panistas Fernando Antero, Gretel Culin y Francisco Rodríguez, los priistas Rogelio Rueda, Lizet Rodríguez y María Berber, así como Rosalva Farías, del Partido Nueva Alianza (Panal).

De igual manera, Miguel Ángel Sánchez, Martha Meza y Luis Fernando Escamilla, del PVEM.

Con esta acción, los diputados autorizan al Gobernador Peralta contratar uno o varios créditos por un monto total de 740 millones de pesos con un plazo de financiamiento de hasta 20 años.

Según el Gobierno estatal, del total del crédito, 500 millones de pesos se destinarán a infraestructura y equipamiento en el rubro de seguridad pública -principalmente a terminar la construcción del C5i-, 176 millones en equipamiento e infraestructura de salud, y 46 millones de pesos a la restauración de la infraestructura del Palacio de Gobierno.

Los 18 millones de pesos restantes son para fondos de reserva requeridos por las instituciones financieras para dar certidumbre al pago del crédito.

De acuerdo con el Gobernador Ignacio Peralta, la deuda bancaria de largo plazo es actualmente de 2 mil 719 millones de pesos, por lo que con este nuevo financiamiento la deuda pública de Colima subirá a aproximadamente 3 mil 500 millones de pesos.

ENDEUDAMIENTO FAST-TRACK

La recepción, análisis y aprobación de la solicitud del nuevo endeudamiento del Gobernador Ignacio Peralta ocurrió bajo una inusual rapidez en el Congreso del Estado.

La solicitud fue recibida apenas el pasado jueves 2 de julio en las instalaciones del Palacio Legislativo y un día después la Comisión de Hacienda del Congreso local -integrada por cinco diputados- sesionó para analizar la propuesta.

Durante alrededor de 12 horas, los legisladores discutieron la propuesta en el salón de sesiones.

En esta reunión participaron con derecho a voz los diputados de Morena, Vladimir Parra, Livier Rodríguez y Claudia Aguirre, para manifestar su rechazo al endeudamiento.

A quienes no se les permitió hablar para defender la solicitud del crédito fue a los Secretarios de Finanzas, Carlos Arturo Noriega; de Salud, Leticia Delgado Carrillo; de Cultura, Oriana Zaret Gaytán; y, al coordinador de C4, Alfredo Chávez.

Tras largas horas de discusión, siendo ya la madrugada del sábado, el priista Rogelio Rueda pidió al presidente de la Comisión de Hacienda, Julio Anguiano (Morena), someter a votación la elaboración del dictamen, hecho que no estaba contemplado en el orden del día.

Esta propuesta fue aprobada con el voto del propio Anguiano, Rueda y Guillermo Toscano (hasta ese momento también integrante de Morena), lo que desató la inconformidad del resto de los legisladores morenistas y la finalización abrupta de la sesión.

Esta acción fue calificada como una «chicanada» por parte del diputado Arturo García Arias.

A pesar de esto, este dictamen fue el que se sometió a votación del Pleno la tarde de este martes.

Comentarios