Universidad me presionó tres horas para firmar destitución de Leonardo: delegado

1054

Juan José Guerrero Rolón, director de Recursos Humanos de la Universidad de Colima, presuntamente presionó a los delegados sindicales para que firmaran la destitución de Leonardo César Gutiérrez Chávez como líder del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC).

Durante una manifestación realizada ayer en el jardín Libertad por varios sindicalizados en rechazo al desalojo de Gutiérrez Chávez del edificio del SUTUC, el delegado sindical en la Facultad de Lenguas Extranjeras (Flex), Ignacio Cervantes Campos, aseguró que otro delegado sindical lo invitó a dialogar con el funcionario universitario.

“El compañero que me llevó era un delegado suspendido que me dijo ‘el director de Recursos Humanos quiere hablar contigo’”, narró Cervantes Campos.

“El director de Recursos Humanos durante tres horas estuvo insistiéndome que firmara un documento que él sacó para solicitar la destitución del Doctor (Leonardo Gutiérrez). Eso a mí me ponía en un problema personal con él, (pero) al escuchar todo eso, yo le dije: ‘Yo tengo una conciencia, soy libre y no voy a firmar, muchas gracias’. Le di la mano y me fui”, detalló.

Para Ignacio Cervantes el actuar de Guerrero Rolón “es totalmente ilegal” porque una autoridad no debería estar haciendo campaña sindical, “eso es una indignidad, es una traición a la Universidad”, sostuvo.

Por su parte, Leonardo Gutiérrez aseguró que así fue cómo Luis Enrique Zamorano Manriquez consiguió la mayoría de firmas que lo promovieron a él como el nuevo secretario general del SUTUC.

“Ese tipo de firmas se consiguieron en Recursos Humanos, no fue una asamblea (de Consejo General del SUTUC), fue a través de la presión, fue así cómo las consiguieron”, explicó.

Sostuvo que cuando la autoridad actúa a través de promesas y de prebendas hacia los delegados sindicales, y estos aceptan se trata de “una traición a la base trabajadora” porque no está a favor de la mayoría.

Indicó que el 70 por ciento de las delegaciones apoya el emplazamiento a huelga debido a que el rector José Eduardo Hernández Nava se ha negado a cumplir los acuerdos, los cuales implican el depósito del 5 por ciento del salario de los trabajadores al Fideicomiso del Fondo Social de Apoyo al Pensionado (Fosap) y el 10 por ciento correspondiente a la Universidad.

De igual modo, la casa de estudios está obligada a depositar cuatro parcialidades anuales de 22.5 millones de pesos, así como convocar a sesión al Comité Técnico del Fosap –integrado por tres miembros del Sindicato y tres de la Universidad– para aprobar las pensiones y jubilaciones de los universitarios.

Finalmente, lamentó la parcialidad con la que ha actuado la Junta Local de Conciliación y Arbitraje para responden al documento que avala la suspensión de los derechos sindicales de Luis Zamorano.

“Hemos notado un contubernio entre el gobierno del estado y la Universidad porque quieren olvidarse de lo elemental, lo del Fosap”, señaló.

 

 

Comentarios

Powered by Facebook Comments