Transporte público en Manzanillo: triste realidad

1965

El transporte público en Manzanillo transita por una severa crisis, hace apenas unos meses la cuota de pasaje subió $1, aún y cuando la economía de los manzanillenses no estaba preparada para resistir dicho cambio y los estudiantes se manifestaban en marchas pacíficas, los transportistas subieron la tarifa con «promesas» de mejorar este servicio público, hasta el día de hoy aquellas palabra sólo quedaron en eso, simples promesas.

Ningún camión ha sido mejorado, siguen teniendo las mismas deficiencias, inclusive en su aspecto físico siguen devastados.

Muchas críticas pueden realizarse, tanto por los conductores, en el sentido de qué los pasajeros en muchas ocasiones con una mentalidad destructiva de diversas maneras deterioran la unidad, ya sea golpeándola, rompiendo pequeños extractos de ella o rayándola. O por los pasajeros, en el sentido de que los conductores no respetan las paradas (ni en subidas, ni en bajadas), en ocasiones van demasiado lento perjudicando sus horarios, o en ocasiones van tan recio que pareciera que están en una de las películas de rápido y furioso poniendo en riesgo la vida de los usuarios.

Sin embargo, en esta ocasión seremos los estudiantes quienes criticaremos a los conductores de estas unidades de transporte público.

¿Qué sucede si eres estudiante y pagas el boleto con el 50% de descuento que corresponde?

La tarifa actual es de $7 por persona, por lo tanto a un estudiante con credencial de la FEC le corresponde pagar la cantidad de $3.50, pero, esto sólo sucede en el supuesto de que dicho estudiante tenga exactamente dicha cantidad, de no ser así, los conductores jamás traen cambio, y aun qué lo tengan visible siguen cobrando $4.

Justamente el Domingo 23 de Marzo del 2014, siendo las 16:10 pm, tomé la ruta 2 <<No.237>> con rumbo de Santiago a Manzanillo Centro, le pagué al conductor con una moneda de $10 y recibí de dicha persona la cantidad de $6 por concepto de cambio, al darme cuenta de la situación le externé que me faltaban $0.50, el conductor me miró y me dijo «Son $4», yo le hice saber que la mitad de $7 son $3.50. y él respondió «deja de estar chingando, yo cobro $4 y si quieres, sino bájate».

Reporté al conductor pero al parecer simplemente fui ignorado por sus patrones, comentando mi anécdota con mis compañeros manzanillenses, me percaté de que esta es una práctica que vienen realizando todos los conductores, cobrando $4 por estudiante.

Señores conductores, con todo respeto les digo -La mitad de $7 son $3.50, no $4-.

Al parecer la solución mediata a este problema es traer la cantidad exacta, una llamada a las autoridades correspondientes para que realicen acciones para prevenir y sancionar estas prácticas.

Comentarios

Powered by Facebook Comments