Trabajadores desfondados (PRI, di algo, lo que sea)

1038

“Yo pienso que es como les digo aquí a los compañeros, cada vez que
hay elecciones,
se mamó la vaca y se acabó (el dinero)»
– Ma. Teresa Ramírez Guzmán

Este domingo 17 de noviembre, aproximadamente a las 8 de la mañana, un contingente de trabajadores del Ayuntamiento de Tecomán comenzó una caminata desde aquel municipio hasta la capital del Estado para exigir el pago de nóminas, fondos de ahorro y prestaciones que acumulan un adeudo de alrededor de 32 millones de pesos de la administración municipal con sus trabajadores.

Hacia las 7 de la tarde se podía observar un vasto contingente concentrado a las afueras de palacio de gobierno (cuyas puertas estaban cerradas), en algunas partes de la explanada de Catedral así como en la plaza principal de la ciudad, cerrando también un tramo de la calle Madero así como de Reforma. Los trabajadores pernoctarán en la vía pública para partir por la mañana al Congreso del Estado.

Algunas de las consignas que pude recoger de las cartulinas y lonas expresan los siguientes mensajes:

· Diputados, ¿qué venganza existe contra nuestra clase o por qué no intervienen?
· Exigimos se respeten nuestros derechos
· Tecomán está hundido por las ratas
· PRI, somos tus aliados, ¿Ya no nos necesitas?
· PRI, di algo, lo que sea pero dilo
· Norma (Galindo), en ti si creemos
· Gobernador ¿dónde está lo que nos prometiste? todavía creemos en ti

También había alusiones míticas a la figura de Gustavo Vázquez que decían cosas como:

· “Gustavo no hubiera hecho eso con el dinero”
· “No le den en la madre al trabajo de Gustavo”

Podemos observar, que si bien esto es un conflicto obrero-patronal, eminentemente tiene un fuerte marco político pues el principal demandado es el Ayuntamiento municipal, sin embargo las interlocuciones se dan en un plano de corporativismo disfuncional, de relaciones clientelares marcadas por el fraude y la decepción. Lo que hoy se manifiesta es uno de los tantos brazos que el Partido Revolucionario Institucional en Colima ha construido para cimentar su fortaleza, el sector de los trabajadores, el que ahora sale a manifestarle a este poder burocrático no solo el incumplimiento de sus promesas o a visibilizar su corrupción y desdeño por los intereses populares, sino que como en una tormentosa relación amorosa, le está manifestando decepción, le está reclamando una traición y un olvido.

La consigna más significativa (por lo grande de la lona y por ser el escenario donde hablaron los dirigentes) decía:

PRI, siempre pensamos que éramos tus cuates en las buenas y en las malas
¿Vivimos engañados o qué?
Háblanos, ¿ya no nos quieres?
¿Buscamos otro rumbo?
Di algo, lo que sea

 

IRRESPONSABLIDADES Y ESPECULACIONES

Conforme a la convocatoria, que fue extendida a todos los trabajadores del Estado, Leonardo Gutiérrez, el líder del SUTUC, se sumó a la manifestación así como María Teresa Ramírez Guzmán, secretaria general del Sindicato de trabajadores del Ayuntamiento de Villa de Álvarez.

Con esto, se suman dos reclamos que dan cuenta de una situación generalizada: la asfixia del sindicalismo, el asecho a los derechos laborales, pero sobre todo, la corrupción y el encapsulamiento de una clase política que al parecer ya no necesita de la legitimidad popular.

Entre diversas similitudes entre lo que hoy sacó a la calle a los trabajadores de Tecomán, y que unió a los dirigentes del sindicato de trabajadores de la Universidad y del Ayuntamiento de Villa de Álvarez, llama la atención el problema de la opacidad, la corrupción y el manejo arbitrario de recursos que practican funcionarios y autoridades de manera irresponsable.

Y es que pasa como en el caso de la Universidad y el Fondo de Pensiones, al parecer en Tecomán algunas administraciones municipales (sobre todo las últimas) han dispuesto de recursos financieros establecidos para los trabajadores y los han desviado a otros fines, como el pago de nóminas y otros compromisos.

Por su parte, la dirigente del sindicato de trabajadores de Villa de Álvarez recuerda que la dirección de pensiones del Estado se negó a regresar a los trabajadores recursos que por años les han sido retenidos, lo que nuevamente remite a la hipótesis del desfalco, dinero retenido a los trabajadores y que es usado para pagar compromisos financieros del gobierno. María Teresa señaló que la dirección de pensiones jamás ha otorgado ninguna pensión (¿Entonces para qué sirve?), también se ha negado a otorgar créditos a los trabajadores así como hay omisiones en el pago de gastos médicos. La cantidad retenida a trabajadores de la villa es alrededor de 30 millones de pesos.

Nuevamente aparece la misma especulación: El desvío de recursos hacia campañas políticas

· El SUTUC reclama al menos 90 millones
· Los de Tecomán más de 30 millones
· La Villa 30 millones

Lo curioso de esta situación es que estos conflictos se visibilizan de forma intensa apenas unos días después de que el Congreso del Estado aprobara las cuentas públicas del Estado y los municipios, donde el único anuncio de sanción ha sido contra la exadministración de la panista Brenda Gutiérrez en el Ayuntamiento villalvarence.

PRI, di algo, lo que sea…

_________

http://notascolimotas.blogspot.mx

Comentarios

Powered by Facebook Comments

avatar
Investigador y analista político. Maestro en Ciencias Políticas por la FLACSO Ecuador. Cursa el Doctorado en Investigación en Ciencias Sociales en la FLACSO México.