Eblen Macar Trío, un recorrido musical del Líbano hasta Veracruz

847

El deleite auditivo que ofreció Eblen Macari trío es toda una travesía musical y  sensorial de “Beirut a Cosamaloapan” .

El Teatro Hidalgo no lució completamente lleno, quizá la lluvia asustó a posibles asistentes, pero aún así hubo quien presenció el concierto con la ropa empapada.

Después de la tercera llamada, tres personas arribaron al escenario,  Eblen Macari, Olga Martínez y Kabalán Macari. Más tarde sabríamos que eran  padre, madre e hijo respectivamente.

Eblen dio las buenas noches y  expresó: “Es un placer estar aquí en Colima, en este teatro del siglo XIX”.

Olga comenzó a hacer sonar el clavecín,  Eblen se encargó de la guitarra, Kabalán de la darbuka.  Uno por uno ejecutó su instrumento, al principio de manera individual para que lucieran por sí solos, al cabo de unos segundos ya se acompañaban de manera simultánea.

Posteriormente se unirían a la sesión otros instrumentos: piano, jarana jarocha, cajón peruano y pandero, según las exigencias de las canciones.

Las piezas eran prolongadas, con la capacidad de transportarnos, “hoja de maple”, por ejemplo sonaba a medio oriente, “La tarantela” al folclore Italiano, o “La romanesca” era una  fusión entre España- México, nacida en la época barroca y origen del son jarocho “La lloroncita”.

Interpretaron también una composición propia titulada “Fado” en la cual utilizan, a manera de homenaje, fragmentos de la obra poética del escritor portugués  Fernando Pessoa.

La familia de músicos disfrutaba de su presentación, sonreían entre ellos e intercambiaban miradas, los aplausos del público al finalizar cada canción eran un símbolo de aprobación.

El concierto fue una prueba de la influencia musical, el resultado de la convergencia del  barroco, la India y el jarocho, de esa multiculturalidad que también se puede ver reflejada en la música.

Comentarios

Powered by Facebook Comments