El mejor amigo del hombre y la mujer

176

Sí, el mejor amigo de usted puede ser un perro, pero difícilmente usted su mejor amigo.

Al perro se le educa y moldea para hacer justo lo que el humano promedio desea que haga, se le condiciona hasta adecuarlo a lo que nosotros, el humano promedio, aceptaría como compañero del alma ¿Le quedará de otra?

Cuando un perro no obedece, cuando mea donde quiera, cuando deja pelo por toda la casa y muerde objetos para jugar, recuerda que es un perro, señor humano. Olvidamos que el hogar es un laboratorio al que les hemos obligado a entrar, les amansamos hasta hacerlos convivir sin defensas contra nosotros los salvajes. Supongo tengo que aclarar “No todos somos unos salvajes”, así como nos obligan a las feministas a aclarar “No todos los hombres” y a las personas afrodescendientes “No todos los blancos son racistas” … no todos dejan a los perros que les acompañan en la azotea, pero sí los suficientes como para hablar de ello, no todos abandonan a los perros cuando ya no los quieren, tampoco son todos los humanos los que olvidan darles de comer en el día, sacarlos a pasear y darles cariño… pero si los suficientes como para hablar de ello.

Señor humano, usted no querría a un perro desobediente que no hace lo que usted quiere, en el “mejor” de los casos le regalaría y le buscaría un lugar digno, en el peor le abandonaría porque no logró dominarlo. Lo que usted quiere es un compañero del cual tenga absoluto control, ser amo, recibir amor y cariño independientemente de si lo que usted dará es amor y cariño…

El perro antes de ser un “soldado del amor” por condicionamiento, podía cubrir sus necesidades básicas solo, prescindir de la raza humana; usted y muchos probablemente señor humano no podrían prescindir de los perros, pero ellos antes de obligarles a convivir con nosotros, podían vivir y no necesitarnos.

El proceso de sumisión de los perros me parece un sinónimo del proceso de sumisión al que han querido que las mujeres nos adaptemos; primero se busca despojar de herramientas para sobrevivir al sujeto que se busca dominar, en nuestro caso además nos colocan barreras para acceder a la escuela, para tener trabajos fijos y estables; y también obstaculizan nuestra independencia, sí… como la de los perros. Después somos elegidas por un amo que ofrece un hogar en el cual promete habrá comida, un espacio donde dormir, que te dará cariño, te sacará a pasear de vez en cuando… y al cual debes prometerle atenderlo con cariño, respeto, sumisión, obedecerle, satisfacer sus necesidades de afecto incluso si él no cumple con el mínimo que prometió, incluso si ejerce violencia, el amo espera que sigas ahí atendiéndole o en el caso del perro moviéndole la cola.

¿Cuántas veces no hemos escuchado la siguiente expresión? “Le haga lo que le haga a mi perro, el siempre olvida y cuando me vuelve a ver me mueve la colita”.

Moldea al animal y le educa para ser una compañía digna de usted, una compañía que le llene de cariño y le mueva la colita cada que le habla, independientemente de todo lo que usted haga o deje de hacer, de que le pegue, le hiera, le insulte… yo no dudo que el perro sea la mejor compañía del hombre y de la mujer, no dudo ni un momento de que por condicionamiento, sumisión o adaptación, el animal le dará amor día a día … pero lo que dudo mucho es ¿Usted va a ser la mejor compañía para un perro?

¿Usted sería la mejor compañía para cualquier ser vivo con el que desea estar?

Cuando piense en adoptar a un perro, porque necesita compañía, asegúrese de ser un buen compañero.

Cuando le recomienden adoptar a un perro para no estar solo, asegúrese de que no le va a dejar solo.
Cuando desee un perro, no lo piense objeto a poseer, empatice con sus necesidades.
Cuando necesite el amor de un perro, asegúrese de ser como uno, el mejor compañero para él.

Comentarios

avatar
Psicóloga. Colaboro haciendo investigación e intervención en el cuerpo académico 110 de la Universidad de Colima “Género y Prácticas Culturales”. He participado en proyectos sociales como “Violencia de género y agencia en las mujeres que viven en los albergues jornaleros migrantes”, “Desigualdades Sociales, Educación y Aspiraciones” y actualmente en el proyecto comunitario virtual "Club de Trueque Colima"