¿Regresar a la normalidad cuando la normalidad eran 10 mujeres asesinadas al día?

731

 

Leer que volveremos a la normalidad me parece más una amenaza que una frase motivadora y de aliento. La normalidad en México eran 10 mujeres asesinadas al día, eso era vivir y salir a la calle como mujer, adolescente y niña.

La normalidad era no salir de casa sin el gas pimienta, era caminar volteando hacia todos lados y no usar audífonos para estar alerta siempre, en estado de huida o ataque siempre, ir en sentido contrario al de los coches, fingir que no escuchas que los hombres te acosan, salir de casa y no saber si ese día volvías, porque ibas a subirte a un taxi, o al transporte público, porque ibas a caminar unas cuadras de noche, y las cuadras se vuelven panteoneras cuando vivimos en estos cuerpos, con este Sistema de Injusticia y esta normalidad.

La normalidad como mujer era ir y venir sin saber si tu regreso sería a casa o a otro sitio.

Lo normal es conocer al menos 3 aplicaciones de alertas para celular, probarlas todas y esperar que funcionen, porque eso y el gas pimienta son lo que tienes.

¿Normalidad? ¿Nos referimos a volver a ser de los primeros lugares en trata de mujeres como país? ¿A leer que en 2019, 3 mil 461 menores de 15 años fueron víctimas de abuso sexual, y esta cifra sólo representó a los casos denunciados?

Normal que violadores, feminicidas y agresores queden impunes, que las fiscalías obstaculicen las investigaciones o les den carpetazo, que el estado no castigue al agresor sino que reevictimiza a las mujeres y niñas violentadas. Normalidad es acostumbrarnos a leer notas de niñas y mujeres desaparecidas, y que a la par se oren discursos políticos aplaudiéndose por los avances en la erradicación de la violencia de género en el país.

Y sí, todos y todas suponemos saber a qué refiere la frase del tan anhelado “regreso a la normalidad” volver a nuestros trabajos; la niñez, las y los adolescentes a la escuela, la juventud a las facultades, volver a hacer nuestras actividades cotidianas… pero es ahí en la cotidianidad donde las mujeres estamos en constante riesgo.

Es en el día a día donde a mujeres y niñas, las violan, las acosan y las matan. Es en el día a día donde los que ejercen violencia se pasean por sus casas y por las calles libres, sabiéndose protegidos, por sus familias, por el estado y por las instituciones académicas…

El deseo unánime es que el COVID desaparezca, pero ¿volver? Casi escucho a las mujeres decir que “ojalá no” y a otras decir, que no han parado, ¿cuál cuarentena? Exclamarían las migrantes, las obreras, las artesanas, las emprendedoras de negocios locales, las trabajadoras domésticas (las que cobran y las que no cobran)… vivimos diferentes realidades como mujeres e identificando esa diversidad que se desprende de otras categorías sociales, es lo que nos ayuda a comprender, empatizar y hacer visible todas nuestras realidades… todas.

Pero hay algo, algo que seguro no queremos, todas, casi todas, volver a la normalidad, ¿por qué no ir a otra? ¿por qué no aplicar las leyes? ¿por qué no capacitar a los y las policías en Perspectiva de Género, sensibilizarlos hacia la violencia? ¿Por qué no garantizar los derechos de las niñas y mujeres en México en lugar de volver a la normalidad?

Comentarios

avatar
Psicóloga. Colaboro haciendo investigación e intervención en el cuerpo académico 110 de la Universidad de Colima “Género y Prácticas Culturales”. He participado en proyectos sociales como “Violencia de género y agencia en las mujeres que viven en los albergues jornaleros migrantes”, “Desigualdades Sociales, Educación y Aspiraciones” y actualmente en el proyecto comunitario virtual "Club de Trueque Colima"