Nuestro Parque Regional NO estará en buenas manos

688

En días pasados la noticia de que el Parque Regional fue concesionado se esparció primero por las personas afectadas (adultos mayores) a través de sus redes sociales.

Se enteraron por aviso del propio Secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano (Seidur), mismo que defiende la concesión argumentando que no se tocará un solo árbol, que los animales estarán en semi libertad y que a ningún adulto mayor se le retirará del parque, además de que el parque seguirá siendo propiedad del Gobierno del Estado.

En entrevista suena muy bonito, pero Jesús Sánchez Romo, líder de la Seidur, también admite que con esto el gobierno se quita una carga de encima. Esto es el interés del Gobierno (de posibles conflictos de interés es muy pronto para hablar).

Sabemos que el Parque Regional tenía demasiadas carencias en torno a la calidad de vida de los animales que desde hace mucho tiempo están privados de libertad en pequeños espacios, dejando claro que la protección de estos seres vivos no ha sido importante para ninguna de las instituciones responsables.

Sabemos que concesionar es cederle a una empresa privada el derecho sobre su administración y explotación económica, algo así como privatizar, pero por un rato.

En este caso la concesión será por 20 años, por lo que Nachito y sus amigos estarán muy lejos de ser asumir responsabilidades por esta decisión para entonces, lo alarmante radica en el tipo de empresa a la que se le esta concesionando, pues con sus antecedentes demuestra ser poco responsable y ética.

Para ser más específicos, José Ernesto Zazueta Zazueta, quien recibe la concesión del Parque Griselda Álvarez, es el mismo que en el 2011 recibió en Sonora la concesión de un parque infantil con las mismas promesas que hoy manifiesta nuestro Gobernador: la de remodelar y administrar un lugar atractivo con animales pero también garantizando un trato digno para los mismos.

Sin embargo, fue todo lo contrario. En 2015 el parque infantil fue clausurado por la Profepa al no poder demostrar la procedencia legal de 113 ejemplares, además las condiciones en que los animales vivan eran malas, no estaban siendo bien alimentados e incluso en febrero de este año, el gobierno declaro que 100 especies serian donadas a otros espacios para que vivieran mejor.

En el caso de Colima, estamos hablando de la intención de integrar al Parque Regional animales que representan una gran responsabilidad debido a las diversas necesidades que tienen animales como los canguros, hipopótamos, cebras, cacatúas, chimpancés, tigres, jaguares, hienas y hasta un oso negro, pero el espacio del parque es insuficiente incluso para los animales que ya viven ahí, lo será aún más para animales de gran tamaño, por lo que Ignacio Peralta demuestra que el único interés aquí es económico.

Lo más preciado que cualquier ser vivo tiene después de la vida es su libertad, aquí los más afectados son los animales que vivirán probablemente toda su vida confinados a reducidos espacios para ser tratados como objetos y posteriormente olvidados como lo están desde hace mucho los primeros animales del parque regional ¿Será acaso porque a ellos no se les prometió vivir felices?

Comentarios