Falso payaso intenta robar niño de 4 años

58135

banner donaUna vecina de la zona centro del municipio de Coquimatlán denunció que un sujeto con la cara pintada de blanco y los ojos maquillados de negro se llevó ayer por la tarde a su hijo de 4 años de edad; minutos después logró recuperarlo.

La mujer, que prefirió no revelar su nombre, narró en entrevista para Perriodismo que mandó a su hijo a la tienda -como muchas otras veces- ubicada en la esquina de su casa, pero tras un breve lapso al percatarse de que el menor no regresaba salió a buscarlo.

El niño no se encontraba en la tienda y preguntó a una vecina por él, pero le respondió no haberlo visto. Finalmente una señora le dijo que había visto al menor caminando de la mano de un hombre y le indicó la dirección.

“¿Sabes qué hice? Me quité las chanclas y me agarré corre y corre hasta que lo alcancé a ver y yo que le grito. Tres veces le grité y el niño voltea, pero el niño traía un sombrero verde que le tapaba hasta la nariz. Traía la mitad de su cara tapada.

14795715_10211117057986880_2006456845_o

“Al tercer grito el fulano lo avienta al suelo y el niño cayó sentando, entonces yo le grité vente y yo corrí y lo agarré. El señor siguió caminando; adelante estaba una camioneta blanca como tipo van y el fulano abre la puerta y se sube y se va”, contó la mujer.

Inmediatamente llamó a la Policía Municipal; los elementos hicieron rondines a pie y en patrulla “pero no vieron nada”.

A decir de la mujer, lo único que distinguió del sujeto que llevaba a su hijo era que tenía la cara pintada de blanco y los ojos maquillados de negro y vestía un pantalón rojo con camisa verde.

Explicó que al preguntarle al niño qué le había dicho el sujeto para llevárselo, respondió: “que me llevaría con mi papá (…) El señor dijo que no gritara que porque si gritaba me iba a tirar”. Además, el menor le platicó que se había encontrado con el hombre justo afuera de la tienda.

La mujer manifestó sentirse “asustada” y “sorprendida” de lo que sucedió porque no había tenido conocimiento de una situación similar en Coquimatlán.

“Yo la verdad sí me asusté feo, por unos cinco o diez minutos que yo me haya tardado (en salir a buscarlo) se lo hubiera llevado y ya no lo hubiera visto (…) la verdad no le desearía lo que yo sentí a nadie; un miedo, una desesperación que me ponía a pensar yo: ¿y si me lo hubieran robado?”, expresó.

Finalmente, la vecina instó a la sociedad a mantenerse “alerta” y  pidió a las autoridades correspondientes brindar más seguridad, sobre todo a la hora de la salida del kínder o la escuela, que es donde considera podría haber más riesgo de robo de menores.

Comentarios