Se oponen a transgénicos en 5° Festival del Maíz

463

banner donaEn el marco del Día Nacional del Maíz, el domingo pasado habitantes de Colima celebraron la quinta edición del Festival en Defensa del Maíz Nativo como un acto de lucha por la soberanía alimentaria y en contra de los transgénicos.

“El arte es un puente hacia la libertad del pensamiento y de la creación”, dijo Javier Espíritu, el autor de la obra Quetzalcóatl, guardián del maíz, que constaba de un busto realizado con papel maché del cual se desprendían hojas de maíz.

La creación de Javier, junto con una ofrenda a base de aserrín pintado de diversos colores con la leyenda “Con maíz sí hay país” adornaban el evento en el jardín Libertad.

La gente de la comunidad indígena de Zacualpan y Suchitlán fueron las encargadas de deleitar a los asistentes con su comida: pozole, tamales, tortillas, sopes,  tejuino, esquites y elotes.

“El maíz es un alimento que vive a diario en nuestra cultura y ya los antiguos relatos del origen del ser humano decían que estamos hechos de maíz. Por eso hablar de maíz es hablar de México”, expresó Luis Quinto, integrante del Frente en Defensa del Maíz en Colima.

Colima cuenta con once variedades de maíz nativas, además de ser la cuna del teocintle, el “abuelo salvaje” del maíz que actualmente crece en la Sierra de Manantlán.

Toda esa diversidad y el legado cultural de los pueblos indígenas, explicó Luis, se ve amenazado por la voracidad de empresas transnacionales como Bayer y Monsanto, “que en complicidad de los gobiernos neoliberales  ven la riqueza del maíz nativo con “afán de lucro”.

Por ello, como Frente a través de un comunicado exigieron al gobierno federal cesar su apoyo a las empresas transnacionales y obligarlas a etiquetar los productos elaborados con transgénicos.

Asimismo, demandaron la protección del maíz nativo mediante “legalizaciones apropiadas” que incentiven la siembra de las variedades locales, además de promover su intercambio a través de bancos de semillas regionales.

Por su parte, la Dra. Ana Ruíz Díaz, maestra de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENHA) y activista promotora de la demanda colectiva que desde el 2013 mantiene suspendida la siembra de maíz transgénico en México,  indicó que la entrada de dicho maíz al país se dio  porque es la mitad más barato que el producido en México.

Ejemplificó: “El maíz mexicano vale mil 600 pesos y el importado vale 800 pesos  y sólo dándole importancia a ese criterio económico hemos inundado de 11 mil millones de toneladas al año de maíz transgénico, siento que producimos 22 mil millones de toneladas”.

En México, aseguró Ruiz Díaz, hay suficiente maíz para que todos comamos.

Entre las participaciones musicales estuvo Kamal, que con su jarana improvisó algunos versos uniendo el maíz con el canto a ritmo de son jarocho. René Hernández interpretando canciones como Guantanamera y Hasta siempre comandante.

También el grupo de reggae rupestre Kolli, con canciones de su autoría como Xhimu juntaroBájenle al químico, ésta última haciendo alusión a los alimentos transgénicos.

Comentarios