¿De dónde va a salir el dinero?

370

Después de estar sometidos a una constante crítica, los diputados colimenses decidieron eliminar de su partida presupuestaria el gasto en previsión social. Cada legislador dejará de recibir aproximadamente 30 mil pesos al mes (lo del aumento fue extraordinario) para dar apoyos económicos.

Yo no sé si realmente esto es una acción para combatir los arraigados vicios de nuestro sistema político o es mera demagogia. Cortar de tajo este rubro me parece una expiación de culpas irresponsable. Dudo mucho que los diputados dejen de dar dinero a la gente, y lo peor es que sin presupuesto el dinero saldrá de otras manos y los vínculos clientelares serán más fuertes, pues los apoyos serán más selectivos.

El hecho de que desaparezca la famosa partida de previsión social no significa que desaparezca ese dinero. De hecho habría que preguntarnos qué va a pasar con más de 700 mil pesos mensuales que conforman ese rubro de gasto ¿Aumentará en el sueldo neto de los legisladores? ¿Aumentará el gasto en teléfonos y gasolina? ¿Tendrán más presupuesto para pagar asesorías?

Pero las preguntas más interesantes están en la calle, en las escuelas, en los clubs deportivos y recreativos, en las asociaciones profesionales. ¿De verdad se acabarán las prácticas en donde los diputados son financiadores de medicamentos, uniformes deportivos, graduaciones y viajes escolares?

Dudo mucho que todo esto termine, por una parte porque se ha convertido en cultura, pero sobre todo porque es el mecanismo más sencillo del que disponen los políticos para ganar simpatías y generar clientelas. Si cortan este lazo no solo dejarán en el abandono a montón de gente sino que se verían obligados a competir mediante ideas y políticas públicas.

Quizás en la eliminación de esta partida haya buena fe, y es cierto que es una medida importante. Pero en el contexto colimense y viendo cómo fue aprobada me parece que trae truco ¿De dónde va a salir el dinero para seguir con la política de la zanahoria?

Por cierto, los legisladores nunca explicaron de dónde salieron los 30 mil pesos extra que detonaron el descontento de un sector de la población.

Comentarios