Perdió el PAN de Jorge Luis

791

Hasta hace sólo uno días, el senador Jorge Luis Preciado controlaba el Congreso del Estado. Él era quien, en los hechos, determinaba los nombramientos en el legislativo, aprovechando que en la presidencia estatal del PAN hay un dirigente con el liderazgo de una torta de jamón.

El senador Preciado tenía el control del congreso porque sólo así se explica que un político neófito como el diputado plurinominal Luis Ladino fuera presidente de la comisión de gobierno interno –la más importante– y sustituyera en la dirigencia de la bancada panista a una política que fue presidente municipal de Manzanillo, candidata a gobernador y diputada en repetidas ocasiones como Martha Sosa.

Sólo así se comprende la designación, en su momento, del expriista Hugo Vergara Sánchez como director jurídico del congreso del estado, quien es señalado por sustraer información de la estrategia de operación en la jornada electoral del entonces candidato
Ignacio Peralta para entregársela al PAN.

Bajo la férula de Jorge Luis el congreso del estado despidió arbitrariamente a trabajadores de confianza con luengos años de servicio al legislativo; luego, cuando se anuló la elección a gobernador los diputados panistas pretendieron imponer un mandatario interino (durante la inscripción de candidatos participó el payaso Basurita).

¿Qué hicieron los diputados del cambio, esos que controlaba el senador Preciado, además de aumentarse sus percepciones en más de 200 mil pesos, dar cargos a sus amigos y buscar revanchismo político? ¿Cuáles son los beneficios de esta legislatura histórica a lo largo de un año? Esperemos que ahora sí se legisla a favor de la población. Ya no hay pretextos.

Dos puntos

Desde este espacio le deseo la mejor de las suertes a mi amigo Manuel Agustín Trujillo, quien se desempeña como presidente del consejo editorial del Ecos de la Costa. Su participación sin duda contribuirá a la pluralidad mediática y fortalecer la democracia en Colima.

Comentarios